Noticias de África Central

Civiles rehenes del creciente conflicto en Rep. Centroafricana
Violación, tortura, pillaje, asesinato y desplazamientos forzados signan la nueva y horripilante realidad que padecen las comunidades de Basse-Kotto, en República Centroafricana, a mano de las fuerzas rebeldes de la Unión por la Paz en África Central, denunció la organización de derechos humanos Amnistía Internacional. Las fuerzas de paz de la Misión Multidimensional Integrada de […] www.ipsnoticias.net | 9/15/17 4:13 PM
Estos países se encaminan peligrosamente hacia la hambruna
Cuatro países situados entre África Central y Oriente Medio —Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen— se encuentran en riesgo de inanición a causa de los conflictos bélicos y la sequía. Dos partes de Sudán del Sur ya han sido declaradas oficialmente "bajo hambruna" por Naciones Unidas y otra región está a punto de alcanzar esta consideración. www.europapress.es | 6/5/17 8:00 AM
La caza furtiva acaba con 25.000 elefantes de selva africanos en solo diez años
Incluso en uno de sus últimos refugios en África central, el elefante de bosque o selva africano (algo más pequeño que el de la sabana) sigue cayendo abatido por cazadores furtivos que persiguen sus preciados colmillos de marfil de color rosa. Solo entre 2004 y 2014, más de 25.000 elefantes de bosque murieron en el parque nacional Minkébé, en Gabón, una de las reservas más grandes y más importantes de África Central, lo que supone una disminución de su población del orden del 80%, según un estudio de la Universidad de Duke que publica la revista «Current Biology». John Poulsem, profesor asociado de Ecología Tropical en dicha universidad, explica que se calcula que casi la mitad de los elefantes de selva que hay en África central, estimados en unos 100.000, viven en Gabón, por lo que la pérdida de 25.000 de estos paquidermos «es un paso atrás considerable en la conservación de la especie». Los resultados de su trabajo indican que este precipitado declive se explica por la entrada de cazadores furtivos procedentes de otros países vecinos, sobre todo de Camerún, al norte. Para estimar el alcance de la pérdida de población, los investigadores compararon los datos de dos estudios de excrementos de elefante en Minkébé. «Basándonos en los cambios en la abundancia y distribución geográfica del estiércol, identificamos dos frentes de presión de los cazadores furtivos», dice Poulsen. Así, el número de elefantes en la zona sur del parque, situada a 58 kilómetros de la carretera gabonesa más cercana, se ha visto algo reducida. En comparación, las partes central y septentrional del parque -a solo 6,1 kilómetros de la carretera nacional de Camerún- han quedado vacías, explica el profesor. La proximidad de la carretera hace que sea relativamente fácil para los cazadores furtivos de Camerún acceder al parque y transportar su botín a la ciudad de Douala, un importante centro del comercio internacional de marfil. Frenar el tráfico ilegal Desde 2011, el gobierno gabonés está tomando medidas importantes para frenar la caza furtiva en Minkébé, reconoce Poulsen. Entre otras cosas, han elevado el grado de protección de los elefantes a «totalmente protegidos»; crearon un cuerpo de policía de parques nacionales; duplicaron el presupuesto de la agencia de parques nacionales, y se convirtieron en la primera nación africana en quemar todo el marfil confiscado. Estos esfuerzos son importantes y pueden ser la causa de la disminución de furtivos procedentes de Gabón, pero la nueva investigación sugiere que han hecho poco para frenar el tráfico ilegal transfronterizo. «Para salvar a los elefantes de África Central, necesitamos crear nuevas áreas protegidas transnacionales y coordinar la aplicación de la ley internacional para garantizar el procesamiento de los ciudadanos extranjeros que cometan o fomentan los crímenes de vida silvestre en otros países», dice el investigador. «Los estudios que muestran una fuerte disminución de las poblaciones de elefantes no son nada nuevo -matiza Poulsen-, pero una pérdida en torno al 80 por ciento en solo diez años en una de las áreas protegidas más grandes y remotas de África Central es una alarmante advertencia de que no hay lugar a salvo de la caza furtiva». www.abc.es | 2/20/17 6:06 PM
La ONU, la UE y la UA amenaza con más sanciones en RCA contra quienes sigan la violencia
La ONU, la Unión Europea, la Unión Africana, la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC) y la Organización Internacional de la Francofonía han reclamado el cese inmediato de las hostilidades en República Centroafricana y han amenazado con "sanciones internacionales adicionales" contra los grupos que continúen con la violencia sobre el terreno. www.europapress.es | 2/20/17 2:36 PM
La revista satírica que lleva un siglo desvelando los escándalos de Francia
El escándalo de corrupción desvelado por la revista satírica «Le Canard Echaîné» amenaza con dinamitar la candidatura de François Fillon a la Presidencia de Francia. La polémica causada por el «empleo ficticio» de su mujer, que recibió 900.000 euros por trabajar, en teoría, como asistente de su marido, se ha agravado por nuevas revelaciones, según las cuales los hijos del matrimonio ganaron sueldos propios de expertos abogados sin haber terminado Derecho. No es la primera vez que «Le Canard Echaîné» pone patas arriba a la sociedad francesa, porque nació precisamente con ese propósito. Tras un intento por empezar a ser publicada en 1915, la revista satírica comenzó a aparecer periódicamente a partir de julio de 1916. Para entonces, el fervor patriótico que había inaugurado la Primera Guerra Mundial se había trocado en desesperación: alrededor de 300.000 seres humanos iban a morir ese año en la batalla de Verdún, al norte de Francia. La prensa de la época, asfixiada por la censura, alababa el esfuerzo bélico y desechaba la crítica. La violencia era estilizada u omitida, pero casi nunca descrita en su suciedad; el enemigo, alemán o austro-húngaro, era deshumanizado. Un referéndum El nacimiento de «Le Canard Echaîné» fue un respiro en medio de ese ambiente opresivo. El objetivo de sus fundadores, del periodista Maurice Maréchal y el dibujante Henri-Paul Gassier, era denunciar el «lavado de cerebro», como se había bautizado a la cobertura tergiversada sobre la guerra, blandiendo el humor contra los censores. En su primer número, planteaban así su objetivo: «Le Canard Echaîné se tomará la libertad de introducir, tras una intensa verificación, noticias rigurosamente inexactas. Todo el mundo sabe, en efecto, que la prensa francesa, sin excepción, solo comunica a sus lectores, desde el inicio de la guerra, noticias implacablemente verdaderas. ¡Bueno, el público ya tiene suficiente! El público quiere noticias falsas... para cambiar. Las tendrá». La tomadura de pelo comenzó de inmediato. El 6 de septiembre de 1916, la portada de la revista apareció con huecos en blanco donde solo podía leerse «Artículo censurado» o «Dibujo censurado» . El 29 de noviembre, dando un paso más, «Le Canard Echaîne» propuso un referéndum para elegir al «Gran Jefe de la Tribu de los lavadores de cerebros»: «La cuestión es muy sencilla: ¿cuál, en su opinión, entre los periodistas que acaparan atención cada día, merece, sin duda, el título de Gran Jefe?». El resultado se conoció el 20 de junio de 1917, cuando se anunció que Gustave Hervé, también político, había sido galardonado con esa distinción gracias a 5.653 votos. Sin embargo, la revista tuvo que tranquilizar a sus seguidores. «A aquellos de nuestros lectores que se sorprendan por no ver al señor Maurice Barrès llegar al primer puesto (…) les revelamos que una gran parte de los partidarios del señor Gustave Hervé parecían estar agradecidos al eminente Presidente de la Liga de los Patriotas por no haber esperado a la guerra para lavar el cerebro de sus amigos», explicaba «Le Canard Echaîné» en su portada. Barrès, escritor y agitador de derechas, había sido apodado como «el ruiseñor de las carnicerías», debido a sus apologías de la violencia y la revancha, por el autor pacifista Romain Rolland. Diamantes africanos El final de la Primera Guerra Mundial no supuso la clausura de «Le Canard Echaîné». La revista se convirtió en una institución de la prensa francesa, vigilando con lupa cualquier atisbo de corrupción. Entre los casos que desveló, quizá el más destacado fue el de los «diamantes», en 1979: Jean-Bédel Bokassa, un dictador acusado de canibalismo que se había autoproclamado emperador de África Central a base de parafernalia napoleónica, había regalado a Valéry Giscard d'Estaing, presidente de Francia desde 1974, unas cuantas de esas piedras preciosas en 1973. La repercusión que tuvo este escándalo es una de las causas que se suelen citar para explicar la victoria del socialista François Mitterrand en las elecciones presidenciales de abril-mayo de 1981. «A pesar del consejo de muchos de sus consejeros y cercanos», explica el historiador Mathias Bernard en su obra «Les ambitions déçues» (Armand Colin, 2014), «Giscard rechazó responder a los ataques, estimando que ese combate no era digno de él y que el tiempo haría justicia». En una entrevista concedida en el Palacio del Elíseo en noviembre de 1979, cuando fue preguntado por la polémica, recordó que era el primer Presidente de la República que no había «perseguido a ningún periódico» y afirmó que había que «dejar a las bajezas morir por su propio veneno». Esa actitud no solo fue considerada arrogante, sino también esquiva y culpable. La revista satírica volvió a sacudir Francia solo dos años más tarde, tocando, en esa ocasión, uno de los aspectos más polémicos de su Historia. En mayo de 1981, «Le Canard Enchaîné» publicó unos documentos que demostraban que Maurice Papon, titular de cargos de tanta responsabilidad como el de prefecto de la Policía de París entre 1958 y 1967 y ministro de Presupuesto de Valéry Giscard d'Estaing, había participado en las deportaciones de judíos durante el periodo de la Ocupación nazi. Entre 1942 y 1944, Papon firmó documentos que autorizaban el traslado de 1.560 de ellos de Burdeos a Drancy, un campo de concentración a la afueras de París que casi siempre suponía la parada previa a Auschwitz. Años más tarde, fue juzgado por complicidad en crímenes contra la humanidad. Las repercusiones del caso Fillon aún se desconocen. Las encuestas, que tanto fallaron en 2016, han pasado de considerar al candidato conservador como favorito a relegarle a un tercer puesto en las elecciones presidenciales que se celebrarán este año, quedando por detrás de Marine Le Pen, de extrema derecha, y de Emmanuel Macron, de centro izquierda. Una vez más, parece que la revista satírica «Le Canard Enchaîne» puede ser decisiva para el futuro de Francia. www.abc.es | 2/4/17 2:32 AM
Riesgo de limpieza étnica en Sudán del Sur
Desde 2013, más de un millon de personas han abandonado el país, siendo el éxodo más grande en África central desde el genocidio en Ruanda
www.elperiodico.com | 1/26/17 2:43 PM
Cuando el negocio no está reñido con la responsabilidad social
Tienen una visión de los negocios muy diferente, que poco a poco gana adeptos. «Queremos hacer negocios de manera responsable», afirma Vidal de Teresa, uno de los socios fundadores de Madinter. Esta pyme es «una fábrica-almacén», como él mismo la define, desde donde se exporta madera por todo el mundo para realizar instrumentos musicales. Hasta aquí puede parecer una empresa más, sin embargo tiene un valor que la distingue: una fábrica de ébano nada más y nada menos que en África central, donde transforman esa materia prima. Está instalada en un barrio cerca del aeropuerto de Yaundé, la capital de Camerún, y en ella trabajan 75 personas. No cabe duda, que este proyecto sostenible tras cinco años ha transformado toda la comunidad. Pero el camino no ha sido nada fácil. Madinter comenzó su andadura en 2001 cuando dos amigos de la infancia, Vidal y Miguel Ángel Sánchez, unieron sus fuerzas. Más tarde llegarían Luisa Willsher y Jorge Simons como socios. En 2011 el dueño de Crelicam, un productor típico de ébano de Camerún, anunció que se jubilaba. «En Madinter vimos la oportunidad para adquirir la fábrica y aplicar nuestros valores de sostenibilidad y comercio responsable en Camerún», cuenta Vidal. «El ébano es una madera dura, que tiene un buen registro sonoro y tiene mucha densidad», explica Vidal. Madinter ha colaborado con este precioso proyecto donando las maderas. ¡Os deseamos muchísimo éxito! https://t.co/eL1mCIUE3G #woodformusic pic.twitter.com/peezXwGc83— Madinter (@madinter) 8 de noviembre de 2016Se asociaron con el fabricante americano de guitarras acústicas Taylor Guitars. Una fórmula que garantizó el éxito: hoy Crelicam es el mayor exportador de ébano de Camerún, con una cuota de 1.500 toneladas en 2015. «Y sus trabajadores cuentan con los salarios más altos del sector forestal, hemos equilibrado el porcentaje de hombres y mujeres, tenemos un comedor social, damos atención médica a trabajadores y sus familias, becas para sus hijos, hemos levantado un pozo de agua potable para la comunidad...», asegura. Proyectos paralelos No solo invirtieron en nuevas instalaciones y maquinaria y formaron a los trabajadores. Madinter tuvo que superar además «un gran choque cultual a la hora de trabajar. Además la pobreza, la corrupción, la falta de cualificación... Es muy difícil encontrar empresas que tengan el compromiso y la voluntad de invertir a largo plazo en África», asegura Vidal. «Es muy difícil encontrar empresas que tengan el compromiso y la voluntad de invertir a largo plazo en África» Madinter quiere garantizar el futuro del ébano. «El sistema de explotación de esta madera en Camerún está controlada por el Gobierno. Nosotros respetamos los lugares permitidos para la extracción y las cuotas a cumplir», afirma Vidal. Tienen varios proyectos para ello que desarrollan con las comunidades: un vivero de semillas, un multiplicador de semillas y la clonación de árboles en laboratorio... «La idea es multiplicar por 10 el volumen de madera que el bosque nos da. Y devolvérselo en forma de madera». Vidal de Teresa, uno de los socios de MadinterUn caso de éxito que viene a demostrar que los negocios no están reñidos con la sostenibilidad del entorno mediambiental y humano. De hecho, esta pyme exporta 40 tipos de madera diferentes a más de 40 países desde su sede en Cerceda, Madrid, donde trabajan 17 personas en España más las 75 de Camerún. Factura 5,5 millones de euros al año. Y ha sido reconocida con diferentes premios: por los European Business Awards for the Enviroment con el segundo premio en Cooperación Internacional, otorgado por la Comisión Europea; también con el Premio Europeo de Medio Ambiente a la Empresa, de la Fundación Biodiversidad y con el Award for Corporate Excellence de la Secretaría de Estado de Estados Unidos. www.abc.es | 11/15/16 1:50 AM