Noticias de África Central

El LRA ha secuestrado a una cifra récord de personas en 2016 en África Central
Los secuestros en África Central por parte del Ejército de Resistencia del Señor (LRA han alcanzado una cifra récord en seis años en la primera mitad de 2016 en un momento en que Uganda Kampala ha amenazado con suspender su participación en la operación contra los rebeldes, según han informado este miércoles dos organizaciones. www.europapress.es | 7/20/16 12:35 PM
Un simpatizante de Daesh difunde una amenaza contra España: «Vamos a matar a cualquier infiel español»
Un simpatizante del Estado Islámico que se hace llamar Abu Al-Baraa Ibn Malik y que dice hablar en nombre de «los seguidores» del califato instalado en Siria e Irak elaboró el pasado marzo un mensaje de amenaza «contra los ciudadanos españoles y a todos los países de habla hispana». «Vamos a matar a cualquier infiel español 'inocente' si lo encontramos en tierras musulmanas", indica este breve texto. El documento, sin embargo, no ha sido difundido en todo este tiempo por ninguna de las productoras habituales del grupo que lidera Abu Bakar Al Baghdadi. «Si no os alcanzamos en nuestras tierras; recordad que hombres y mujeres que siguen nuestra Religión y nuestra fe, viven entre vosotros, y no sabéis ni sus nombres ni a qué se parecen y ni siquiera sabéis si son europeos de origen o no, os matarán en vuestras ciudades y pueblos según lo planeado, de la misma forma que matáis a nuestras familias», añade el documento recogido por Europa Press en el que no figura ningún logotipo del Estado Islámico. «Os enviamos este mensaje en vuestro propio lenguaje, para que detengáis la agresión de vuestros ejércitos contra los civiles inocentes, nuestros hogares y nuestras riquezas», dice este mensaje, que ha sido elaborado además en árabe, inglés y francés, una estrategia habitual que utilizan los islamistas radicales para amplificar su mensaje. Este radical que también se identifica como Khadem al Khilafa (servidor del Califato) cita atentados terroristas en ciudades como Nueva York, Bruselas, París o Madrid. «Tal vez os estéis preguntando por qué nuestros soldados y nuestros líderes y partidarios insisten en decapitaros», añade, al tiempo que vincula esas acciones violentas a lo que considera asesinatos «sin piedad» de niños mujeres y ancianos «sólo porque son musulmanes». Civiles inocentes asesinados Apela a «300 civiles inocentes en Siria e Irak» asesinados con el lanzamiento de «bombas destructivas y químicas» y dice que eso lleva sucediendo décadas en otros lugares como Palestina, Irak, Afganistán, Yemen, Siria o en países africanos como Mali, Somalia o África central. «¿Y ahora, quién es el terrorista?», zanja el autor de la amenaza fechada el pasado 28 de marzo y que ya no se puede encontrar en las redes. Los expertos de la lucha antiterrorista de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ya han sido informados de este texto, que ha sido analizado por la empresa de seguridad AICS en un informe en el que se detalla que este texto fue difundido al menos por dos cuentas de Twitter. Ambas ya han sido canceladas por la citada red social, la última de ellas, el pasado 29 de mayo. Esa cuenta -que ya ha sido desactivada otras 499 veces- mantenía contacto con otros seguidores del Estado Islámico, algunos de los cuales escriben en español y localizados en Cataluña, según AICS. El informe anual de Seguridad Nacional del Gobierno relativo a 2015 sitúa en Cataluña la comunidad islámica más radicalizada de España. El citado análisis llama la atención sobre la abundancia de faltas de ortografía en el texto lo que lleva a los expertos a concluir que el autor no domina el idioma. El nombre del autor Abu Al-Baraa Ibn Malik es el mismo que el de un antiguo guerrero musulmán que murió en una batalla contra el imperio persa. www.abc.es | 5/31/16 9:30 PM
Kenia declara la guerra a los furtivos con una hoguera de 105 toneladas de marfil
Una estatua de marfil y otras incautaciones en el Parque Nacional de Nairobi (Kenia)- EFE Kenia ha declarado la guerra a los cazadores furtivos con la quema de 105 toneladas de marfil y 1,35 de cuerno de rinoceronte procedentes de la caza ilegal, que ha puesto en riesgo la supervivencia de los elefantes en África. El de hoy es un día histórico, ya que nunca antes se había destruido una cantidad tan elevada de marfil en Kenia, que pretende reafirmar su compromiso para acabar con las mafias que trafican con el llamado «oro blanco» y que mueven cada año más de 200 millones de dólares (175 millones de euros) en todo el continente. El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, fue el encargado de iniciar la quema de las once pilas de marfil en el Parque Nacional de Nairobi, donde el año pasado ya se quemaron otras 15 toneladas como acto de protesta contra los furtivos. La lluvia no impidió que las llamas convirtieran en cenizas los colmillos de unos 6.700 paquidermos, que representan prácticamente todas las existencias de marfil confiscadas en el país. «El creciente valor del comercio de marfil ha provocado una matanza en África Central. Con la destrucción de este marfil, estamos diciendo que nuestro patrimonio nacional no puede ser vendido por dinero», ha afirmado el mandatario keniano. El presidente de Gabón, Ali Bongo, también ha acudido al acto, donde ha advertido a furtivos, compradores y traficantes que «tienen los días contados» y ha lamentado que la caza ilegal haya convertido a los paquidermos en «refugiados» que necesitan protección. Prohibición total del comercio Con la quema de más de 100 toneladas de marfil culmina el encuentro «The Giants Club» en el que líderes africanos, científicos y expertos han abordado en Kenia la crisis de la caza furtiva para buscar una solución conjunta que permita salvar la fauna del continente. «Esta guerra no se puede ganar en un día, pero la decisión de hoy es solo el principio», ha dicho Kenyatta, que insistió en que perder a los elefantes implicaría perder parte de la herencia del país. Así, se comprometió a que su Gobierno «presione» para lograr una «prohibición total» del comercio de marfil durante la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que se celebrará en Johannesburgo en septiembre. La lucha para salvar a los elefantes se remonta a 1989, cuando Kenia llamó a la comunidad internacional a acabar con el furtivismo destruyendo por primera vez sus reservas de marfil incautado, lo que llevó a la prohibición de este comercio y hundió la demanda de esta materia suntuaria en Europa, Estados Unidos y Japón. La caza ilegal en Kenia descendió durante el último año, según cifras del Servicio de Conservación de la Fauna keniana (KWS, en inglés). Mientras que en 2012 fueron asesinados 384 elefantes para arrancarles sus colmillos, en 2015 la cifra descendió hasta los 96 en el país, donde viven unos 35.000 paquidermos que atraen cada año a miles de turistas de todo el mundo. Más información: El consuelo y otros cinco comportamientos casi humanos de los elefantes www.abc.es | 4/30/16 10:16 PM
Zika, un bosque ugandés
Durante la década de 1940 se llevó a cabo una exhaustiva búsqueda de nuevos microorganismos en los bosques que bordean el lago Victoria, a decir de los científicos una gigantesca placa Petri para la investigación en microbiología. A tal fin encerraban monos en el interior de jaulas que colocaban sobre plataformas elevadas entre los árboles de jaca y mango. Los mosquitos picaban a los monos; pero también a los científicos y colaboradores. En aquellos años los estudios se centraban en la fiebre amarilla. Ésta, como muchas otras enfermedades infecciosas, parece haber surgido en los bosques lluviosos centroafricanos, el verdadero «corazón de las tinieblas» de Joseph Conrad. Allí, en Entebe, segunda ciudad del país, hoy república, entonces Reino de Buganda, se construyó un modélico centro de investigación. A mediados de la década de 1940 la investigación de campo se trasladó a una región boscosa denominada Ziika (así escrita con dos ii), sita al norte del lago Victoria. Siguiendo el protocolo de trabajo habitual se instalaron seis plataformas con monos asiáticos enjaulados. Se seleccionaron monos importados de Asia al objeto de que fueran más susceptibles a los gérmenes infecciosos que los monos autóctonos. En 1947, uno de los monos enfermó. Se trataba del «Rhesus 766». En el informe se escribía: «Fue llevado al laboratorio de Entebe, aislándose un agente transmisible filtrable». [Téngase en cuenta la fecha: todavía se creía que la herencia recaía en las proteínas del núcleo celular (histonas). El ADN, ya conocido, se consideraba una molécula de insuficiente entidad para sustentar la herencia de los caracteres transmisibles]. Así pues, la única manera de determinar si el germen infeccioso era un virus consistía en centrifugar la sangre y filtrar el plasma obtenido. Si el filtrado seguía siendo infeccioso cuando se inyectaba en un animal sano, el agente mórbido se catalogaba como virus. No había otra forma de proceder. Las bacterias, o cualquier otro microorganismo de mayor tamaño quedaban retenidos en el filtro. Los científicos denominaron al agente infeccioso con el epónimo Zika, un error de pronunciación por parte de los colonos. El nombre original era «Ziika» en el dialecto local de Luganda, que se puede traducir como «frondoso», refiriéndose al bosque. Uganda, como muchas otras regiones africanas, ha experimentado un crecimiento exponencial de su población, que tuvo su trasunto en una grave deforestación. Si en el año 1947 la población ugandesa era de 4,5 millones, hoy día (2016) es de casi 40 millones. Este crecimiento casi exponencial de la población confronta intereses opuestos: de un lado, inversores mayoritariamente chinos desarrollan proyectos inmobiliarios en la zona, mientras el gobierno intenta preservar la integridad de las áreas boscosas como parte de su patrimonio natural. Esta región ha sido probablemente el lugar del mundo donde se han aislado mayor número de virus. Sin embargo, la investigación se ha trasladado al Uganda Virus Research Institute en Kampala, capital del país, un moderno centro de investigación con apoyo financiero de numerosos países occidentales, principalmente Estados Unidos. En la región existen más de 200 especies de mosquitos. Hoy día, todos se han estudiado hasta la secuenciación completa de su material genético. Hasta ahora no se han notificado casos de infección por el virus Zika en humanos, muy probablemente porque la sintomatología de la infección es leve y la gente no acude a dispensarios médicos por esta causa. El Instituto ugandés es el centro de referencia para todo el este de África. Se mantuvo activo incluso en la época más convulsa de la reciente historia de Uganda, durante los años de violencia y represión de la dictadura de Idi Amin en la década de 1970. [Idi Amin, un sátrapa, gobernó Uganda durante gran parte de la década de 1970, hasta que fue expulsado tras la invasión de un ejército de rebeldes ugandeses apoyados por Tanzania. Tras haberse convertido al islam huyó, junto a sus cuatro esposas y treinta hijos, refugiándose primero en Libia y más tarde en Arabia Saudí, donde falleció en agosto de 2003 debido a un fallo multiorgánico. Durante los años que se mantuvo en el poder fueron asesinadas alrededor de 300.000 personas de toda condición, desde sacerdotes (católicos y anglicanos), hasta estudiantes, intelectuales, granjeros, jueces, diplomáticos, médicos, banqueros y líderes tribales. La población ugandesa en los años 70 del siglo pasado no superaba los 12 millones de habitantes. Fue la época más oscura de la breve historia como país independiente desde que dejó de pertenecer al imperio británico]. En el Instituto de Investigación Virológico ugandés nunca se consideró al virus Zika una amenaza. No lo fue, de hecho, hasta los casos de microcefalia asociados a la infección en mujeres embarazadas que se han notificado recientemente en Brasil, junto a casos esporádicos en otras naciones próximas. En estos países el mosquito transmisor es Aedes aegypti. Otra especie, Aedes africanus, es el vector transmisor en África central y oriental. D.I.H. Simpson ya describió la sintomatología de la infección por el virus Zika en 1964: «La enfermedad debuta con una ligera cefalea; al cabo de dos días aparece un eritema maculopapular de color rosáceo que afecta a la cara, cuello, tronco y parte superior de los brazos. El eritema se resuelve de manera espontánea al cabo de algunos días, sin secuelas». Aquel Instituto pionero construido en Entebe a comienzos de la década de 1940 fue más tarde abandonado, habiéndose empleado como barracones militares. Como se ha escrito antes, la investigación se lleva a cabo en un moderno centro en la capital, Kampala. Además, el interés científico se dirigió a problemas de mayor enjundia: malaria, infección por VIH, y, más recientemente, el virus ébola. En el año 2015, cuando comenzaron a nacer niños con microcefalia en Brasil de madres que tenían anticuerpos contra el virus Zika o de las que se tenía certeza de haber padecido la infección durante su periodo gestacional, el interés científico volvió a poner sus ojos en la región de los Grandes Lagos centroafricanos. Los vectores transmisores de la infección por el virus Zika son distintos, no obstante pertenecer al mismo género, Aedes. Se trata de Aedes africanus y Aedes aegypti, en África y Brasil respectivamente. Las dos especies tienen distinta etología. Además, el primer mono que se infectó experimentalmente con el virus Zika («Rhesus 766») era originario de Asia. Tal vez el problema actual con el virus Zika haya que buscarlo, al menos en parte, en la destrucción del bosque que constituía su hábitat natural, junto con los rápidos movimientos de población. Como es sabido el virus llegó a las favelas de Río de Janeiro junto con los regatistas polinesios durante una competición de canoas, semanas más tarde del campeonato mundial de fútbol. Un estudio retrospectivo sobre infecciones por el virus Zika halló tres brotes epidémicos precedentes: dos brotes independientes en el año 2007, uno en Libreville, capital de Gabón (África), y otro en Micronesia; y una reciente epidemia en diversas islas de la Polinesia francesa durante el bienio 2013-2014. Esta última es la que ha llegado a Brasil. Existe una moderada preocupación ante los próximos Juegos Olímpicos, sobre todo entre las participantes y visitantes femeninas. Hay que hacer notar que la epidemia de 2007 en Libreville (Gabón) fue transmitida por Aedes albopictus, más conocido como «mosquito tigre», relativamente común en los países mediterráneos durante sus secos y cálidos veranos. El doctor José Manuel López Tricas es farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria.


sevilla.abc.es | 4/15/16 12:13 AM
Zika, un bosque ugandés
Durante la década de 1940 se llevó a cabo una exhaustiva búsqueda de nuevos microorganismos en los bosques que bordean el lago Victoria, a decir de los científicos una gigantesca placa Petri para la investigación en microbiología. A tal fin encerraban monos en el interior de jaulas que colocaban sobre plataformas elevadas entre los árboles de jaca y mango. Los mosquitos picaban a los monos; pero también a los científicos y colaboradores. En aquellos años los estudios se centraban en la fiebre amarilla. Ésta, como muchas otras enfermedades infecciosas, parece haber surgido en los bosques lluviosos centroafricanos, el verdadero «corazón de las tinieblas» de Joseph Conrad. Allí, en Entebe, segunda ciudad del país, hoy república, entonces Reino de Buganda, se construyó un modélico centro de investigación. A mediados de la década de 1940 la investigación de campo se trasladó a una región boscosa denominada Ziika (así escrita con dos ii), sita al norte del lago Victoria. Siguiendo el protocolo de trabajo habitual se instalaron seis plataformas con monos asiáticos enjaulados. Se seleccionaron monos importados de Asia al objeto de que fueran más susceptibles a los gérmenes infecciosos que los monos autóctonos. En 1947, uno de los monos enfermó. Se trataba del «Rhesus 766». En el informe se escribía: «Fue llevado al laboratorio de Entebe, aislándose un agente transmisible filtrable». [Téngase en cuenta la fecha: todavía se creía que la herencia recaía en las proteínas del núcleo celular (histonas). El ADN, ya conocido, se consideraba una molécula de insuficiente entidad para sustentar la herencia de los caracteres transmisibles]. Así pues, la única manera de determinar si el germen infeccioso era un virus consistía en centrifugar la sangre y filtrar el plasma obtenido. Si el filtrado seguía siendo infeccioso cuando se inyectaba en un animal sano, el agente mórbido se catalogaba como virus. No había otra forma de proceder. Las bacterias, o cualquier otro microorganismo de mayor tamaño quedaban retenidos en el filtro. Los científicos denominaron al agente infeccioso con el epónimo Zika, un error de pronunciación por parte de los colonos. El nombre original era «Ziika» en el dialecto local de Luganda, que se puede traducir como «frondoso», refiriéndose al bosque. Uganda, como muchas otras regiones africanas, ha experimentado un crecimiento exponencial de su población, que tuvo su trasunto en una grave deforestación. Si en el año 1947 la población ugandesa era de 4,5 millones, hoy día (2016) es de casi 40 millones. Este crecimiento casi exponencial de la población confronta intereses opuestos: de un lado, inversores mayoritariamente chinos desarrollan proyectos inmobiliarios en la zona, mientras el gobierno intenta preservar la integridad de las áreas boscosas como parte de su patrimonio natural. Esta región ha sido probablemente el lugar del mundo donde se han aislado mayor número de virus. Sin embargo, la investigación se ha trasladado al Uganda Virus Research Institute en Kampala, capital del país, un moderno centro de investigación con apoyo financiero de numerosos países occidentales, principalmente Estados Unidos. En la región existen más de 200 especies de mosquitos. Hoy día, todos se han estudiado hasta la secuenciación completa de su material genético. Hasta ahora no se han notificado casos de infección por el virus Zika en humanos, muy probablemente porque la sintomatología de la infección es leve y la gente no acude a dispensarios médicos por esta causa. El Instituto ugandés es el centro de referencia para todo el este de África. Se mantuvo activo incluso en la época más convulsa de la reciente historia de Uganda, durante los años de violencia y represión de la dictadura de Idi Amin en la década de 1970. [Idi Amin, un sátrapa, gobernó Uganda durante gran parte de la década de 1970, hasta que fue expulsado tras la invasión de un ejército de rebeldes ugandeses apoyados por Tanzania. Tras haberse convertido al islam huyó, junto a sus cuatro esposas y treinta hijos, refugiándose primero en Libia y más tarde en Arabia Saudí, donde falleció en agosto de 2003 debido a un fallo multiorgánico. Durante los años que se mantuvo en el poder fueron asesinadas alrededor de 300.000 personas de toda condición, desde sacerdotes (católicos y anglicanos), hasta estudiantes, intelectuales, granjeros, jueces, diplomáticos, médicos, banqueros y líderes tribales. La población ugandesa en los años 70 del siglo pasado no superaba los 12 millones de habitantes. Fue la época más oscura de la breve historia como país independiente desde que dejó de pertenecer al imperio británico]. En el Instituto de Investigación Virológico ugandés nunca se consideró al virus Zika una amenaza. No lo fue, de hecho, hasta los casos de microcefalia asociados a la infección en mujeres embarazadas que se han notificado recientemente en Brasil, junto a casos esporádicos en otras naciones próximas. En estos países el mosquito transmisor es Aedes aegypti. Otra especie, Aedes africanus, es el vector transmisor en África central y oriental. D.I.H. Simpson ya describió la sintomatología de la infección por el virus Zika en 1964: «La enfermedad debuta con una ligera cefalea; al cabo de dos días aparece un eritema maculopapular de color rosáceo que afecta a la cara, cuello, tronco y parte superior de los brazos. El eritema se resuelve de manera espontánea al cabo de algunos días, sin secuelas». Aquel Instituto pionero construido en Entebe a comienzos de la década de 1940 fue más tarde abandonado, habiéndose empleado como barracones militares. Como se ha escrito antes, la investigación se lleva a cabo en un moderno centro en la capital, Kampala. Además, el interés científico se dirigió a problemas de mayor enjundia: malaria, infección por VIH, y, más recientemente, el virus ébola. En el año 2015, cuando comenzaron a nacer niños con microcefalia en Brasil de madres que tenían anticuerpos contra el virus Zika o de las que se tenía certeza de haber padecido la infección durante su periodo gestacional, el interés científico volvió a poner sus ojos en la región de los Grandes Lagos centroafricanos. Los vectores transmisores de la infección por el virus Zika son distintos, no obstante pertenecer al mismo género, Aedes. Se trata de Aedes africanus y Aedes aegypti, en África y Brasil respectivamente. Las dos especies tienen distinta etología. Además, el primer mono que se infectó experimentalmente con el virus Zika («Rhesus 766») era originario de Asia. Tal vez el problema actual con el virus Zika haya que buscarlo, al menos en parte, en la destrucción del bosque que constituía su hábitat natural, junto con los rápidos movimientos de población. Como es sabido el virus llegó a las favelas de Río de Janeiro junto con los regatistas polinesios durante una competición de canoas, semanas más tarde del campeonato mundial de fútbol. Un estudio retrospectivo sobre infecciones por el virus Zika halló tres brotes epidémicos precedentes: dos brotes independientes en el año 2007, uno en Libreville, capital de Gabón (África), y otro en Micronesia; y una reciente epidemia en diversas islas de la Polinesia francesa durante el bienio 2013-2014. Esta última es la que ha llegado a Brasil. Existe una moderada preocupación ante los próximos Juegos Olímpicos, sobre todo entre las participantes y visitantes femeninas. Hay que hacer notar que la epidemia de 2007 en Libreville (Gabón) fue transmitida por Aedes albopictus, más conocido como «mosquito tigre», relativamente común en los países mediterráneos durante sus secos y cálidos veranos. El doctor José Manuel López Tricas es farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria.


www.abc.es | 4/14/16 5:35 PM
Más de 641 millones de personas en el mundo tienen un grave problema de peso
Si las predicciones más pesimistas se cumplen, es más que probable que en el futuro la mayoría de los seres humanos que vivan en la Tierra sean obesas o tengan sobrepeso. A fecha de hoy, según un exhaustivo análisis que acaba de publicarse en «The Lancet», ya viven en el mundo más obesos que personas con delgadas o con un peso por debajo de lo normal: en los últimos 40 años, debido a un aumento alarmante en el número de personas con sobrepeso, se ha pasado de los 105 millones de 1975 a los 641 millones en 2014. Es decir de los cerca de 7.300 millones de habitantes del planeta, 651 son obesos. La investigación, dirigida por científicos del Imperial College de Londres (Reino Unido) ha comparado el índice de masa corporal (IMC) de casi 20 millones de hombres y mujeres adultos de 186 países durante el periodo comprendido entre 1975 a 2014. Y los resultados son desoladores: la obesidad en los varones se ha triplicado y, la de las mujeres, duplicado. Es decir, 266 millones de varones obesos y 375 de obesas. Y, paradójicamente, también se ha incrementado el número de individuos con bajo peso: de 330 millones a 462. La obesidad se define como un índice de masa corporal - una medición que relaciona el peso y la altura- superior a los 30 kilogramos por metro cuadrado (kg / m2). Objetivo imposible La investigación reconoce la casi ‘imposibilidad’ de alcanzar uno de los objetivos globales de la Organización Mundial de la Salud como es el de no superar los niveles de obesidad de 2010 en el año 2025. De hecho, dicen los investigadores, si la tasa de obesidad continúa a este ritmo, para 2025, más o menos, una quinta parte de los varones (18%) y de las mujeres (21%) en todo el mundo será obeso, y más de 6% de los varones y el 9% de las mujeres tendrá obesidad severa (IMC > 35 kg). El estudio muestra que el bajo peso, la delgadez por encima de lo normal, sigue siendo un problema grave de salud pública en las regiones más pobres del mundo, y los autores advierten que las tendencias globales de aumento de la obesidad no deben ocultar el continuo problema de la mala alimentación y la desnutrición en las naciones más pobres. Por ejemplo, en el sur de Asia, casi una cuarta parte de la población todavía tiene un peso por debajo de lo considerado saludable, y los niveles de África central y oriental de desnutrición siguen siendo superiores al 12% en mujeres y 15% en los varones. La situación en España, aunque mejor, no es para sentirse orgullosos. De acuerdo con los datos del trabajo, en nuestro país el número de varones con obesidad ha pasado de 24,3% en 1975 a un 27,5 en 2014, y en el caso de las mujeres de un 25,15 en ese año a un 25,8. Es decir, más del 25% de la población española tendría sobrepeso o sería obesa. Explica a ABC Ana Belén Crujeira, del Hospital Clínico de Santiago de Compostela y del CIBER de Obesidad y Nutrición, que en España la obesidad oscila entre el 23% y 27% de la población, pero que lo más «preocupante es la tasa de crecimiento en los últimos años. Llevamos el mismo ritmo acelerado que países como EE.UU. o Reino Unido». Durante los últimos 40 años hemos pasado de un mundo en el que la prevalencia del bajo peso era más del doble que la de la obesidad, a una en la que ya hay más gente obesa que con un peso insuficienteMajid Ezzati «Durante los últimos 40 años hemos pasado de un mundo en el que la prevalencia del bajo peso era más del doble que la de la obesidad, a una en la que ya hay más gente obesa que con un peso insuficiente», explica el autor principal, el profesor Majid Ezzati, de la Escuela de Salud Pública de Imperial College. En el caso de España, señala Crujeiro, que también ha participado en el estudio y a quien no sorprenden los datos, «si seguimos a este ritmo, en 2020 el 30% de la población española será obesa». Y los más alarmante, «cada vez vemos más niños con obesidad. Hoy día, entre el 15 y el 18% de nuestros niños son obesos y lo serán, casi con toda seguridad, de mayores». Y añade Ezzati: «Para evitar una epidemia de obesidad severa, las nuevas políticas que pueden detener el aumento mundial de peso corporal debe ser implementadas cuanto antes, incluyendo políticas inteligentes de alimentos y una mejora en la formación sanitaria». Seis países Al informe muestra algunos datos interesantes: por ejemplo, las naciones de las islas de la Polinesia y Micronesia tienen el índice de masa corporal más elevado del mundo y más del 38% de los varones y más 50% de las mujeres son obesas. Más de una quinta parte de los varones en la India, Bangladesh, Timor Oriental, Afganistán, Eritrea y Etiopía, y una cuarta parte o más de las mujeres en Bangladesh y la India tienen un peso por debajo de lo normal Entre los países anglosajones de altos ingresos, EE.UU. tiene el mayor índice de masa corporal para los hombres y las mujeres. Más de uno de cada cuatro hombres con obesidad severa y casi una de cada cinco mujeres en el mundo viven en EE.UU. Casi una quinta parte de los adultos obesos del mundo (118 millones) vive en tan sólo seis países de altos ingresos: Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda, Reino Unido y EE.UU.


www.abc.es | 4/1/16 9:01 PM
La continua violación de la República Centroafricana
«Los hombres estaban vestidos con sus uniformes militares y tenían armas (…) Cuando caminaba, uno de ellos me agarró por los brazos y el otro me arrancó la ropa. Me tumbaron en la hierba y uno me sujetaba los brazos, mientras que el otro me inmovilizaba las piernas y me violaba. El soldado que sostenía mis brazos trató de mantenerme la boca cerrada, pero todavía era capaz de gritar. Por ello, tuvieron que salir corriendo antes de que el segundo soldado me pudiera violar». Las declaraciones pertenecen a una joven de 14 años que fue víctima, en noviembre pasado, de una agresión sexual en la República Centroafricana. ¿Los culpables? Aquellos encargados de garantizar su protección: La misión de la ONU en República Centroafricana (MINUSCA) ha ordenado repatriar a 120 soldados congoleses tras los últimos casos de abusos sexuales que sacuden a los cascos azules desplegados en el país. La decisión se produce después de que ocho nuevas denuncias contra tropas de paz de la República Democrática del Congo y la República del Congo salieran a la luz. El primero de estos batallones se encuentra afincado en la ciudad de Bambari y otras localidades de la provincia de Ouaka. A su vez, entre septiembre y diciembre del pasado año, un pequeño contingente congoleño fue desplazado de forma temporal para proteger el aeropuerto de Bambari. «Yo no quería tener relaciones sexuales con ellos, pero cuando fui a visitar su base me llevaron entre la maleza (...) Eran tres encima mío. Estaban armados. Me dijeron que si me resistía, me matarían. Me cogieron uno por uno», asegura otro de los testimonios recopilados, en este caso, de una mujer de 18 años. Los casos se dieron a conocer tras una investigación de Human Rights Watch, donde se identifica a ocho mujeres de entre 13 y 29 años que fueron víctimas de diferentes abusos. Y no son una excepción. A comienzos de año, la ONU confirmaba que en 2015 se produjeron un total de 69 agresiones en sus operaciones de paz. De ellas, 22 tuvieron lugar en la República Centroafricana. Entre los implicados se encontraban dos militares de Bangladesh, uno de la República Democrática del Congo, cuatro de Níger y dos policías de Senegal. De igual modo, en las últimas semanas se hacía pública una nueva investigación sobre media docena de menores -incluso de siete años- que denuncian haber sido víctimas de violaciones o haber recibido dinero a cambio de mantener relaciones sexuales con soldados de la Unión Europea (en este caso se trata del contingente de Georgia) o de las fuerzas francesas pertenecientes a la operación Sangaris. Muertes y desapariciones Ya en 2014, miembros de las tropas de paz de la Unión Africana destinadas en República Centroafricana (MISCA) fueron implicados en la desaparición de al menos 11 personas, entre ellas, cuatro mujeres. El origen de la acusación se remonta al pasado 24 de marzo de 2014, cuando un miembro congoleño del MISCA (el destacamento internacional se encuentra compuesto, en su mayoría, por soldados de Gabón, Chad, Congo-Brazzaville y Camerún) falleció en un enfrentamiento con la milicia local «anti-balaka». Con motivo de la agresión, en la que también resultaron heridos otros cuatro miembros del operativo,veinte soldados detuvieron a más de una decena de personas en la ciudad de Boali, situada a 80 kilómetros de la capital, Bangui. Desde entonces, se desconoce su suerte. Las raíces del conflicto En marzo de 2013, un golpe de Estado del grupo insurgente Seleka, quien se había alzado en armas tres meses antes, provocaba la salida del país del presidente François Bozizé y abría un conflicto político en el país africano. Entonces, el movimiento Seleka -un paraguas rebelde formado por facciones disidentes de la Unión de Fuerzas Democráticas para la Integración (UFDR), la Convención de Patriotas para la Justicia y la Paz (CPJP) y el Frente Democrático de los Pueblos de África Central (FDPC)- contaba con una base operativa cercana a los 3.000 miembros. Sin embargo, huidos los soldados de fortuna que componían sus fuerzas (mercenarios originarios de Chad y Sudán, quienes aterrizaron en el conflicto bajo la promesa de ser recompensados con las ingentes reservas que dispone el país), son ahora las milicias anti-balaka (patrullas urbanas que se han tomado la justicia por su mano), quienes claman venganza contra todo lo que es musulmán. Se estima que desde el inicio del conflicto actual, hace casi tres años, cerca de un millón de personas han sido desplazadas por la violencia. Es decir uno de cada cinco habitantes de la República Centroafricana. Pero hay otros números también a tener en cuenta: Por ejemplo, cerca de 10.000 menores edad han sido reclutados por las fuerzas en conflicto. De igual modo, a día de hoy, 620.000 personas no tienen acceso a medicamentos básicos. Todo ello, en una de las crisis más olvidadas.


sevilla.abc.es | 2/8/16 4:28 PM
El Papa se reunirá con el Patriarca ortodoxo de Moscú en el aeropuerto de La Habana el 12 de febrero
Un muro de mil años de enemistad se rompió inesperadamente el viernes a mediodía cuando el Vaticano y el Patriarcado de Moscú anunciaron, con un comunicado conjunto y conferencias de prensa simultáneas, el primer encuentro de la historia entre un Papa y un Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa el próximo viernes 12 de febrero en Cuba. Su relevancia histórica es similar al abrazo de Pablo VI con el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Atenágoras, en 1964 en Jerusalén: el primer contacto personal desde el cisma de 1054. Pero las consecuencias prácticas pueden ser mucho mayores, pues el Patriarca Ecuménico, «primus inter pares» de las catorce Iglesias Ortodoxas, preside una comunidad minúscula, mientras que el Patriarcado de Moscú reúne dos tercios de los ortodoxos y es la segunda Iglesia cristiana después de la católica, que siempre ha tratado con hostilidad. El gran sueño de Juan Pablo II y Benedicto XVI se ha hecho posible gracias a la diplomacia personal de Francisco y como respuesta a una situación de emergencia sin precedentes: las llamaradas del Daesh en media docena de países y la persecución de los cristianos en Oriente Medio. El Vaticano y el Patriarcado de Moscú, anunciaron que el próximo viernes 12 de febrero, durante su vuelo hacia México, el Papa Francisco hará una escala en el aeropuerto de La Habana para reunirse con el Patriarca Kiril. Según el comunicado conjunto, se trata de «un encuentro preparado desde hace largo tiempo, que será el primero de la historia, marcará una etapa importante en las relaciones entre las dos Iglesias», y será «un signo de esperanza para todos los hombres de buena voluntad». Federico Lombardi comentó que el Papa Francisco «deseaba este encuentro desde hace un par de años», y llevaba preparándolo desde entonces. El 30 de noviembre del 2014, durante el vuelo Estambul-Roma después de su visita a Turquía -donde había intercambiado grandes gestos de afecto con el Patriarca Ecuménico de Constantinopla-, Francisco manifestó a los periodistas su gran interés por un encuentro con Kiril: «Le he hecho saber –y él también está de acuerdo- la voluntad de que nos reunamos. Le he dicho: yo voy a donde tú quieras; tú me llamas, y yo voy. Y él tiene la misma intención. Los dos queremos reunirnos, y queremos caminar hacia delante». Breves discursos en español y ruso Francisco aterrizará en el aeropuerto de La Habana a las 2 de la tarde del viernes y será recibido por el presidente Raúl Castro, quien ha puesto su país a disposición de ambos para este encuentro. El Papa y el Patriarca de Moscú se reunirán en privado –acompañados tan sólo de dos intérpretes- durante dos horas en la sala de personalidades del aeropuerto José Martí. A continuación, firmaran una declaración conjunta y pronunciarán breves discursos, en español y en ruso, «como expresión espontanea de sus sentimientos personales en esta bellísima ocasión». Acto seguido, Raúl Castro acompañará al Papa hasta el avión para despedirle antes de su vuelo a Ciudad de México, donde iniciará una intensa visita de cinco días, con desplazamientos a las cuatro esquinas del país. En los años 1996 y 1997, Juan Pablo II se volcó en conseguir un encuentro con el entonces Patriarca de Moscú, Alexey II, en Austria, pero no lo consiguió. Siguió intentándolo después, pero sin éxito, igual que Benedicto XVI. En Moscú, el metropolita Hilarión de Volokolamsk, hizo notar que el gran punto de discordia sigue siendo la actividad de la Iglesia Greco Católica de Ucrania, pero añadió que «la situación actual en Medio Oriente, África del Norte, África Central y otras regiones en que los extremistas están llevando a cabo un verdadero genocidio de cristianos requiere medidas urgentes de cooperación entre las Iglesias». Será el tema central del encuentro, que abre la puerta a un «deshielo» general, sobre todo cuando las Iglesias ortodoxas están a punto de celebrar el próximo mes de junio en Creta su primer concilio en casi un milenio. Y cuando Rusia quiere sustituir a Francia como protectora de los cristianos en Oriente Medio, y normalizar sus relaciones con Europa.


sevilla.abc.es | 2/6/16 4:59 PM