Wikipedia

Noticias de Eritrea

Tropas etíopes matan a 15 rebeldes armados en la frontera con Eritrea
Las tropas etíopes han matado a quince rebeldes armados y capturado a más de 70 en la frontera con Eritrea, país archirrival de Etiopía, según han informado este jueves fuentes oficiales. www.europapress.es | 12/1/16 6:47 PM
Una de cada tres personas en el mundo viven en un país sin libertad religiosa
El derecho a la libertad religiosa es un bien preciado pero escaso. Una de cada tres personas en el mundo viven en un país en el que no existe este derecho fundamental. El Islam extremista es la principal amenaza y causa de persecución. Tanto es así que uno de cada cinco países han sufrido ataques islamistas radicales entre junio de 2014 y junio de 2016. Entre ellos al menos cinco son de Europa Occidental y 17 de África. Estas son algunas de las principales conclusiones del informe Libertad Religiosa en el Mundo 2016, presentado simultáneamente este martes en 20 países por Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN). «Nos gustaría dar buenas noticias pero este informe revela un empeoramiento serio de la situación en cuanto al número de países afectados y a la intensidad de los ataques que sufren», indicó el presidente de AIN España, Javier Menéndez Ros. El informe, que se realiza cada dos años, clasifica a los países entre aquellos en donde se discrimina por causa de la fe y aquellos en los que hay persecución, incluso hasta la muerte, por seguir una religión. De los 196 países analizados, en 38 de ellos (20%) se producen graves violaciones contra la libertad religiosa, de los cuales en 23 se sufre persecución y en 15 hay discriminación. Entre los 23 países clasificados como países de persecución, en once de ellos, la situación de la libertad religiosa ha empeorado en los últimos años. Y en los siete países donde la persecución es mayor, los problemas «son tan agudos que apenas pueden empeorar: Afganistán, Arabia Saudí, Corea del Norte, Irak, Nigeria, Siria y Somalia», advierte el documento. «Hiperextremismo islamista» Contrariamente a lo que se cree, los estados no son los principales violadores de este derecho fundamental, sino las organizaciones fundamentalistas o terroristas. En concreto, el radicalismo islámico vulnera la libertad religiosa en 24 países, los estados autoritarios en seis (China, Vietnam, Corea del Norte, Eritrea, Turkmenistán, Uzbekistán), y los nacionalismos y otros grupos fundamentalistas en ocho países (Brimania, India, Azerbaiyán, Bután, Kazajastán, Bután, Laos, Tajikistán y Ucrania). Respecto a la amenaza del radicalismo islámico, el estudio señala en los últimos dos años estamos asistiendo a un nuevo fenómeno de violencia sin precedentes calificadocomo «hiperextremismo islamista». Uno de los principales objetivos de esta ideología islámica terrorista, según señala el informe, es «la eliminación de las comunidades religiosas de su patria ancestral mediante un proceso de éxodo masivo inducido». El cristianismo además sigue siendo la religión más perseguida del mundo. De hecho 334 millones de cristianos (uno de cada seis) viven en países con persecución religiosa. «Los ataques perpetrados contra las minorías religiosas en Oriente Medio nos han hecho conscientes de la pretensión de aniquilación total de la libertad religiosa en esta región del mundo», aseguró el arzobispo greco-católico melquita de Homs (Siria), Jean Abdou Arbach, durante la presentación del informe. Pese a que no hay cifras claras de cristianos asesinados por su fe en Siria, solo en la diócesis de Homs han muerto 420 cristianos a causa de la guerra. www.abc.es | 11/15/16 2:08 PM
Mueren al menos 240 refugiados en dos naufragios frente a Libia
«Desaparecidos. Probablemente muertos, ahogados». Una portavoz de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Carlotta Sami, confirmó este jueves el naufragio de dos embarcaciones frente a las costas libias, con cerca de 300 personas a bordo. A partir de testimonios de los supervivientes, la ONU calcula en al menos 240 los muertos en los últimos dos días en el Mediterráneo. Barcos italianos rescataron este jueves a 20 mujeres y 6 menores del primer naufragio, ocurrido el miércoles. Cerca de 100 personas viajaban en un bote de goma que se hundió cuando las planchas de madera del suelo de la embarcación cedieron y terminaron por romperse, reconstruyó Sami a partir del relato de las supervivientes. Hasta el momento se han recuperado 12 cuerpos, entre ellos tres bebés. Una segunda embarcación partió de Libia en la madrugada del jueves. Según el relato de las dos únicas supervivientes, la lancha neumática, cargada con cerca de 130 personas, empezó a hundirse al poco de comenzar la travesía rumbo a Italia. Los servicios de rescate no han logrado recuperar los cuerpos de los pasajeros, presumiblemente de África Occidental. Un traficante que aprovecha Facebook para promocionar sus servicios, que no dejan de aumentar, pese a lo avanzado del otoño «Salida de Libia el martes. Precio: 1.700 dólares. Capitán de origen tunecino. Teléfono satélite -número de Eritrea- a bordo. Para reservar, contactar conmigo por whatsapp», reza el último anuncio de «Laqman», traficante que aprovecha Facebook para promocionar sus servicios, que no dejan de aumentar, pese a lo avanzado del otoño. «Llega el invierno, hay que llenar los barcos», advierte otro anuncio. Decenas de embarcaciones zarpan diariamente de puertos libios, como el de Zuara, con rumbo a Italia, cargados de subsaharianos, especialmente de Eritrea, Gambia, Nigeria o Sudán, y ocasionalmente otros refugiados de Oriente Medio, egipcios y un puñado de sirios. La Unión Europea comenzó la semana pasada la formación anti-tráfico humano y de rescate en el Mediterráneo de guardacostas libios, y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) teme que los traficantes hayan espoleado a los inmigrantes, ya que cuando sean las autoridades libias quienes se encarguen de los rescates en el mar, serán devueltos al país norteafricano y quizá trasladados a prisiones ya saturadas. Algunos subsaharianos, como la keniana Hope, viajaron a Libia en tiempos de bonanza económica ahora casi inimaginables- Sin trabajo ni posibilidades, en medio de un país cada vez más inseguro, cruzar el Mediterráneo es ahora su única opción, cuenta a ABC. Más de cuatro mil Barcos pesqueros reconvertidos en transbordadores han sido objetivo de la Operación Sophia, que ha destruido numerosos arrastreros de las mafias. «En ausencia de este tipo de embarcaciones y con los traficantes muy interesados en hacer negocio con los inmigrantes, los colocan en lanchas neumáticas muy peligrosas», señaló el portavoz de la OIM, Leonard Doyle, a la agenia Reuters. Con estas últimas víctimas, la OIM eleva hasta 4.220 los muertos o desaparecidos en el Mediterráneo en lo que va de año, superando los 3.777 de 2015. Pese a que el acuerdo Unión Europea-Turquía para la contención de refugiados ha disminuido la afluencia a Grecia, al menos 160.000 personas han llegado a Italia desde Libia. De cada 37, al menos uno muere en el viaje. www.abc.es | 11/3/16 1:51 PM
Cientos de inmigrantes de «la jungla» de Calais se instalan en las calles de París
Los nuevos campamentos de refugiados instalados al norte de París se encuentran a diez estaciones de metro de la catedral de Notre Dame (unos quince minutos de trayecto), en el corazón histórico de la capital, donde ya fueron desmantelados otra treintena durante los últimos quince meses. A muchos de ellos afluyen extranjeros en situación irregular que fueron desalojados en los últimos días durante el desmantelamiento del campamento conocido como «La Jungla», en Calais Bernard Cazeneuve, ministro del Interior, anuncia que los siempre últimos campamentos serán desmantelados «los próximos días». La alcaldía de París anunció hace meses la apertura de dos campamentos oficiales -al norte y el oeste de la capital-, que han sufrido sucesivos «retrasos» desde primeros de septiembre. Los campamentos anunciados por la alcaldía tienen previsto acoger a 1.200 inmigrantes y refugiados. En los campamentos que han reaparecido al norte de la capital hay ya entre 2.000 y 3.000 hombres, mujeres y niños llegados por muy distintos caminos de Sudán, Afganistán, Eritrea, Libia, Egipto, Malí, Siria, entre otros países africanos y de Oriente. Muchos de ellos no desean quedarse en Francia, y aspiran a seguir su viaje hasta Alemania, donde creen que serán mejor acogidos. Los refugiados viven, en el mejor de los casos, en modestísimas tiendas de campaña, bajo varias líneas de metro al aire libre que todavía no han sido cercadas con vallas metálicas. Hacen todas sus necesidades en las esquinas y sobreviven básicamente con bebidas y comidas aportadas por organizaciones humanitarias. Los urinarios y wc portátiles instalados por la alcaldía son manifiestamente insuficientes, despidiendo un profundo tufo. Protestas entre los vecinos Los habitantes de los barrios donde se encuentran los campos de refugiados oscilan entre la solidaridad improvisada y la cólera no siempre contenida. Muchas familias entregan comida y ropa usada a los refugiados. La degradación de la calidad de vida en barrios muy modestos crea sistemáticos ataques de cólera individual de individuos que protestan a gritos contra el gobierno y la alcaldía. En los cruces de calles próximos, coches de antidisturbios montan guardia día y noche. Las inmediaciones de una oficina donde se pueden presentar solicitudes de estatuto de refugiado político están vigiladas por unidades policiales móviles, que no siempre consiguen impedir que hombres y mujeres se instalen día y noche en el suelo esperando presentar su documentación. www.abc.es | 10/30/16 2:11 AM
Relatora de ONU pide que TPI investigue los crímenes contra la Humanidad en Eritrea
La Comisión de Investigación de la ONU sobre Derechos Humanos en Eritrea ha pedido ante la Asamblea General de Naciones Unidas que el Tribunal Penal Internacional investigue los posibles crímenes contra la Humanidad cometidos por las autoridades de este país africano. www.europapress.es | 10/28/16 10:48 AM
Rechazan la creación de un santuario de ballenas en el Atlántico Sur
La Comisión Ballenera Internacional (CBI), que se reúne hasta el viernes 28 de octubre en la ciudad marítima eslovena de Portoroz, tenía una oportunidad histórica para asegurar el futuro de las ballenas en el Atlántico Sur, pero la ha desaprovechado. La votación para sacar adelante un santuario en esa zona, que abarcaría desde Brasil hasta la Antártida, y protegería más de 50 especies de ballenas de la caza y otras amenazas, no contó de nuevo con el respaldo suficiente de los países miembros de la CBI. Para que la creación del santuario saliera adelante hacían falta dos tercios de los votos. No se logró y la propuesta ha sido desestimada con 38 votos a favor, 24 en contra y 2 abstenciones. Ha faltado de nuevo el apoyo de cuatro países, como ocurrió cuando se votó hace dos años, para que se le diera luz verde a esta reserva, que pretende cubrir una extensión de más de 20 millones de kilómetros cuadrados, casi una cuarta parte del océano Atlántico, o lo que es lo mismo, la superficie de Rusia e India juntas. La propuesta de este santuario partía de Brasil, apoyado por Argentina, Uruguay, Sudáfrica o Gabón, e incluía un plan de gestión basado en recomendaciones de la propia CBI. Los países que han votado no al santuario son: Antigua y Barbuda, Benín, Camboya, Costa de Marfil, Eritrea, Ghana, Guinea, Islandia, Japón, Kenia, Kiribati, Corea, Laos, Mauritania, Mongolia, Marruecos, Nauru, Noruega, Rusia, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, República de Surinam, Tanzania y Tuvalu. Los países que se han abstenido han sido, Granada y San Vicente y las Granadinas. “Estos últimos días hemos visto mucho trabajo de lobby en los pasillos”, dice a ABC Celia Ojeda, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace, una de las organizaciones conservacionistas que defiende la creación de este santuario. Y explica que algunos de los países de los que no se esperaba su asistencia a la reunión porque no tenían suficientes fondos para ir este año (pensemos en pequeños países y estados insulares), finalmente han estado y han votado alineados con las tesis de Japón, Islandia y Noruega, los tres principales detractores de la creación de esta reserva. Hay que recordar que desde 1986 rige una moratoria a la caza de ballenas. Sin embargo, Japón se escuda en la caza científica para seguir capturando y matando ballenas cada año, mientras que Islandia y Noruega esgrimen una objeción formal a la moratoria para continuar con la caza, aunque en números menores que la flota ballenera nipona. Japón nunca ha cazado en esa zona del Atlántico y el hecho de que exista un santuario no parece que influya en sus planes pesqueros, pues sigue cazando año tras año en aguas del Santuario Ballenero Antártico, recuerda Ojeda, pero no le interesa que las tesis conservacionistas ganen terreno frente a las comerciales. En este momento, existen dos santuarios balleneros, en aguas antárticas y en el Pacífico. La agenda de esta reunión de la CBI en Eslovenia incluye también entre las propuestas a debatir la moratoria a la caza comercial de ballenas que se aprobó hace 30 años. Casi reunión tras reunión de la CBI Japón, Noruega e Islandia no cejan en su empeño de reanudar su caza con fines comerciales. En este sentido, desde Greenpeace consideran que debe producirse con urgencia una transformación dentro de este órgano de gestión para que vele por la conservación de las ballenas. www.abc.es | 10/25/16 2:37 PM
Unicef calcula que unos 20.000 niños han llegado solos a la frontera italiana en 2016
Según informaciones del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), difundidas este martes 18 de octubre en Ginebra, durante los nueve primeros meses de este año unos 20.000 niños refugiados y migrantes han emprendido solos el peligroso viaje a Europa, desde el norte de África, sin que se sepa con exactitud el motivo de este aumento. La mayoría de los niños que viajan solos lo hacen en embarcaciones mal equipadas procedentes de Libia, Nigeria o Eritrea y Unicef sin la compañía de familiares o adultos que puedan protegerlos. La cifra de 2016 sobrepasa ampliamente la de 2015, año en el cual se contabilizaron 12,360 llegadas de niños a las costas italianas. Según Unicef, el 91% de los niños migrantes que intentan alcanzar las costas italianas viajan solos en medio de una situación de gran estrés y sufriendo a menudo terribles heridas provocadas por el combustible de las embarcaciones. La organización no dispone de cifras respecto el número de niños que caen al mar, desde las embarcaciones, y no consiguen terminar el trayecto. Los menores que viajan solos se ponen, a menudo, en manos de traficantes de personas que les obligan a trabajar para pagarse el viaje y, con frecuencia, sufren de explotación laboral o sexual. Sin embargo, a pesar de los riesgos miles de niños están actualmente dispuestos a intentarlo todo para llegar a las costas europeas. De acuerdo con asistentes sociales italianos, numerosos niños y niñas de corta edad fueron obligados a prostituirse en Libia e incluso algunas niñas llegaron a Italia embarazadas. Se calcula que, a día de hoy, unos 235,000 migrantes se encuentran en Libia a la espera de atravesar el Mediterráneo, entre ellos hay numerosos niños no acompañados. Unicef lanzó recientemente un llamamiento a las autoridades para que haga lo posible por identificar a los niños que viajan solos y para que se tome contacto con sus familias. También ha pedido que se cree un banco de datos internacionales y regionales para facilitar la búsqueda de menores ya que, por el momento, los medios disponibles son precarios. www.abc.es | 10/18/16 5:31 PM
África planta un bosque de 7.000 km sin saber aún si será capaz de detener el Sahara
A las afueras de un pequeño pueblo en Senegal, un par de hombres agachados plantan semillas en la tierra escorchada por el sol. No lo parece, pero están colaborando en la construcción de uno de los proyectos medioambientales más ambiciosos en la historia de la humanidad. Se trata de la «Gran Muralla Verde» un cinturón de árboles de 15 km de ancho y 7.775 km de largo que cruzará toda África, desde Mauritania hasta Yibuti. Su objetivo es frenar el avance del desierto, mejorar la gestión de los recursos naturales y la luchar contra la pobreza. Cuando la muralla se termine, en unos 20 años, el nuevo bosque cubrirá unas 11.662.500 hectáreas. El Sahel – así se llaman las tierras áridas debajo del Sahara - es el hogar de casi 500 millones de personas. Pero el cambio climático y la aridificación les hace cada vez mas difícil de cultivar. Según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, los once países implicados en la construcción de la muralla verde pierden un promedio de 1.712 millones de hectáreas de bosque cada año – el equivalente a 34 Españas. Extremismo islámico La falta de oportunidades económicas en el Sahel también es una de las razones por la cual muchos Africanos deciden emigrar a Europa y ayuda a la propagación del extremismo islamista en la región. Grupos como Boko Haram y Al Qaeda en el Magreb Islámico se aprovechan de jóvenes agricultores, desesperados después de años en el paro. La Gran Muralla Verde Africana pretende ser la solución a todos estos problemas. El proyecto es sumamente ambicioso, pero tiene el apoyo de las Naciones Unidas, la Unión Africana y el Banco Mundial que se ha comprometido a financiarlo con 2.000 millones de dólares. La construcción empezó en 2008 bajo el mandato de la Agencia Panafricana de la Gran Muralla Verde que incluye Burkina Faso, Yibuti, Eritrea, Etiopía, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sudán y Chad. «Nuestro objetivo es parar el avance del desierto y a ayudar a la gente a vivir mejor de su tierra», explica Papa Sarr, director técnico de la Agencia Nacional de la Gran Muralla Verde en Senegal. «Cuando hay árboles, los microorganismos en la tierra se regeneran y ayudan a otros organismos a vivir. Al principio es una transformación invisible pero es muy importante». La barrera verde no servirá solo para ayudar a campesinos en el Sahel. La iniciativa también pretende mejorar las vidas de los millones de Africanos viviendo en ciudades más al sur. Los nuevos miles de árboles absorberán dióxido de carbono y producirán oxígeno, lo que podría mejorar la calidad del aire en muchas urbes Africanas. Por ahora, Senegal es el país que está plantando más rápido, sobretodo palma o acacia. La acacia proporciona un ingrediente popular en productos de confitería y su venta podría dar empleo a muchos locales. Moussa Dia, un pastor de cabras de la región dice estar esperanzado: «La barrera lo mejorará todo». Un proceso muy lento Pero ocho años después de la introducción de las primeras parcelas en su pueblo, Kooyah, expertos dicen que todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones. La tasa de éxito es de entre el 70% y el 75% pero varía drásticamente entre parcelas. Según las autoridades, la regeneración de las especies vegetales ya está teniendo lugar, pero el proceso es muy lento. El mayor obstáculo del ambicioso proyecto podría ser la inestabilidad política. La barrera pretende cruzar Níger, Sudán, Malí o Chad, países con grupos armados y organizaciones terroristas que no dejarán entrar a extranjeros. Y no todas las comunidades van a entender el valor de los árboles, advierte la analista política Mary Harper. En lugares como Somalia, donde la mayoría de la población vive bajo el umbral de la pobreza, «el nuevo bosque se podría convertir rápidamente en leña y carbón». China también lo intentó No es la primera vez que alguien trata de erigir un bosque de la nada. En 1978, China empezó a construir su propia Gran Muralla Verde. El objetivo era crear una barrera árboles a lo largo de 500 kilómetros para detener la deriva hacia el sur del desierto del Gobi . Hasta hoy, el gobierno ha plantado unos 70 mil millones de árboles pero varios estudios muestran que el avance del desierto continúa y que la mayoría de árboles mueren antes de tiempo. Algunos expertos denuncian que la premisa del proyecto es errónea. «El problema no está en el avance del desierto», dice Richard Escadafal, presidente del Comité Científico Francés contra la Desertificación. Según su organización, la desertificación del Sahel no está siendo causada por la invasión de arena del Sahara sino por la escasez de lluvia, la concentración población y la sobreexplotación agrícola. Y «la barrera no actúa sobre las causas de estos problemas». A pesar de las dificultades, en Senegal, hay pequeños signos de esperanza. Muchos de los animales que habían desaparecido de la región de Kooyah están volviendo. Los habitantes dicen encontrar antílopes, liebres y pájaros que no habían visto en los últimos 50 años. Así que Sarr sigue plantando cientos de árboles en la tierra árida, aunque admite: «¡El nuestro es trabajo sin fin!» www.abc.es | 10/9/16 9:10 PM

Google Maps