Wikipedia

Noticias de Eritrea

Egipto bloquea una veintena de webs de noticias, incluida Al Yasira, por «incitación al terrorismo»
El Gobierno egipcio ha bloqueado esta semana el acceso a una veintena de portales de noticias online, entre ellos Al Yasira y Huffpost Arabi, por presuntamente incitar al terrorismo y difundir mentiras, en un último movimiento de su enconada represión contra la prensa en el país, según han denunciado periodistas y activistas proderechos humanos. Tanto la versión en árabe como en inglés de la cadena catarí Al Yasira, cuyos periodistas ya fueron especialmente perseguidos por su cobertura de las protestas de 2013, permanecen inaccesibles desde el miércoles por la tarde en territorio egipcio, así como los portales de otras veinte webs locales e internacionales, según la enumeración de la agencia estatal MENA. «21 sitios webs han sido bloqueados dentro de Egipto por incluir contenido que apoya el terrorismo y el extremismo, así como por publicar mentiras», señaló una fuente de seguridad a la agencia. Según esta misma fuente, estos portales se enfrentarán a cargos penales, aunque de momento no se ha presentado el caso en la fiscalía. «La decisión de bloquear 21 sitios web sin aviso previo de ninguna autoridad -ni judicial ni administrativa- consolida de hecho la ausencia de la Ley y del institucionalismo en las decisiones del Gobierno. Nos hemos convertido en una prisión cuyos muros se hacen más altos día a día», critican desde la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI). Muchas de las webs han sido señaladas por sus lazos con el grupo de los Hermanos Musulmanes, ilegalizado y catalogado como terrorista por el Ejecutivo de Abdelfatah Al Sisi desde 2013, o por recibir financiación de Qatar, país que tradicionalmente ha apoyado al grupo. Los lazos de Qatar con la Hermandad Musulmana ha dificultado en los últimos años la relación con Egipto, que lo acusa de financiar y apoyar el terrorismo en el país. Desde la asonada militar contra el presidente islamista Mohamed Mursi en 2013, el Gobierno de Al Sisi ha ejecutado una violenta represión contra miles de supuestos partidarios del grupo u opositores políticos, pero también contra periodistas. La situación de la libertad de prensa en el país norteafricano empeora cada año: con el 2017, Egipto entró en la franja más oscura del ránking mundial de Reporteros Sin Fronteras (RSF). «Desde 2013 el gobierno de Al-Sisi orquesta una caza a los periodistas que sospecha tienen una relación cercana con los Hermanos Musulmanes y se habla de una “sisización” de los medios de comunicación», apuntan desde la organización. El país se ha convertido en una de las mayores prisiones del mundo para los periodistas, tan sólo por detrás de países como China o Eritrea, y Turquía tras el intento de Golpe de Estado. Al menos 25 periodistas permanecen en las cárceles egipcias, muchos en prisión preventiva durante años sin haber sido todavía juzgados, según cifras del último censo carcelario del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ). El juicio del fotorreportero conocido como Shawkan ha sido retrasado en más de una veintena de ocasiones por los motivos más peregrinos (como que en la sala no cabían los acusados, más de un centenar, en hasta dos ocasiones), una herramienta cada vez más común en el sistema judicial egipcio. A finales de 2016 el Parlamento aprobó una nueva ley de medios que hace temer un mayor control del Ejecutivo sobre unos medios cada vez más coartados. Desde finales de 2015, la Ley contra el terrorismo impone condenas de cárcel contra periodistas que no respeten la versión de las autoridades en materia de atentados o seguridad nacional. Cada cierto tiempo, jóvenes internautas, especialmente editores de páginas de Facebook, son detenidos bajo acusaciones de organizar a partidarios de la ilegalizada Hermandad o publicar «mentiras que dañan la imagen internacional» del país árabe. El bloqueo de estas 21 nuevas páginas web de portales de noticias «es parte de la actual brutal campaña de represión impuesta contra la libertad de expresión en internet desde mediados de 2013, bajo el pretexto de estar combatiendo el terrorismo», añaden desde ANHRI. www.abc.es | 5/26/17 2:39 AM
Más de 280 defensores de los Derechos Humanos fueron asesinados en 2016
A Abdul Basit Abu Dahab, un reconocido defensor de los Derechos Humanos libio, lo mataron el 16 de marzo de 2016 con un coche bomba en la ciudad de Derna. Un final tan trágico como previsible: dos años antes, el 12 de septiembre de 2014, ya habían intentado acabar con su vida. A la hondureña Berta Cáceres la acribillaron a balazos el 2 de marzo del año pasado; un grupo de hombres armados irrumpió en su casa y abrió fuego contra ella. Cáceres era conocida por su defensa de los derechos medioambientales y del pueblo indígena lenca. Su lucha contra las hidroeléctricas que explotaban los recursos naturales de su país le valió los ataques y las amenazas de quienes veían peligrar sus intereses comerciales. Y así se podría seguir hasta contar casi 300 historias, todas ellas, igual de macabras. Según los datos recogidos por Amnistía Internacional, un total de 281 defensores de los Derechos Humanos han sido asesinados en 2016, 125 más que el año anterior. Por ello y para dar la voz de alarma, la organización ha lanzado la campaña global «Valiente». ¿Su objetivo? Detener la «ola de ataques», cada vez más «letal», que se ha levantado contra los defensores de los Derechos Humanos. Y pedir a los estados que reconozcan el trabajo de estas personas y tomen medidas eficaces para protegerlas. Para dar a conocer la iniciativa, la ONG organizó este martes un acto que tenía a dos invitados de excepción: el periodista eritreo Dessale Berekhet y el activista guatemalteco Pascual Bernabé Velázquez. En el escenario del madrileño Teatro Alfil, a tiro de piedra de Gran Vía, ambos explicaron la situación a la que se enfrentan. Eritrea, cementerio del periodismo Berekhet definió su tierra natal, Eritrea, en el cuerno de África, como «un estado de miedo, no de derecho, en que hay un señor que lo dispone todo» —aludiendo así a Isaías Afewerki, presidente del país desde que este alcanzó la independencia, en 1993—. Explicó que, en un lugar en el que no hay ni parlamento ni tribunales, la gente no tiene acceso a la red ni es capaz de cambiar su mentalidad. Un paso decisivo para que la nación avance. «No hay cambio de rey si no hay un cambio de mentalidad primero», sentenció en inglés, sentado en un sofá rojo, ayudado por una traductora que repetía sus palabras en español. Berekhet nació en el que, según Reporteros sin Fronteras, es el segundo peor país del mundo para ejercer el periodismo, solo por encima de Corea del Norte. Sin embargo, él no dudó en dedicar y entregar su vida a esta profesión. Trabajó en medios privados eritreos, hasta que, en 2001, las autoridades los cerraron. Ya como periodista independiente, tuvo que enfrentarse a una estricta censura y vio cómo muchos de sus compañeros eran encarcelados o, simplemente, desaparecían. Conocedor de cuál sería su destino, decidió cambiarlo y huir del país. Ahora, reside en Noruega, pero no se ha desvinculado de su patria. Desde la nación escandinava, junto a otros colegas en el exilio, participa en movimientos que, desde la distancia, donde tienen un mayor margen de acción, tratan de revertir el caos en que Eritrea se encuentra sumida. Y, ni así, puede evitar las amenazas. Sin embargo, firme, asegura: «No temo por mi vida; sería un honor morir en esta lucha. Además, es mejor no pensar en los riesgos. Eso mata el espíritu». Guatemala, la lucha por la tierra Lo mismo le ocurre a Velázquez, líder indígena maya Q’anjob’all en el municipio guatemalteco de Huehuetenango, uno de los numerosos defensores de derechos humanos que se han opuesto a la instalación de las hidroeléctricas (españolas y canadienses sobre todo) en su comunidad y que, por ello, han sufrido acoso, persecución e intimidación. Vestido de negro —«enlutado» como su municipio—, reconoce tener miedo, pero insta a seguir el «ejemplo espiritual de Jesucristo». Más que por la vida de los propios defensores, teme por la de sus familias, por la de los hijos que son perseguidos cuando sus padres, activistas, mueren. Y se pregunta: «¿Quién va a cuidar de su familia y de la naturaleza si ellos faltan?». Hijo de padres indígenas y campesinos, tuvo que abandonar sus estudios muy joven, por razones económicas. «Pero los azares de la vida y la pobreza me han dado una universidad que es conocer los problemas de nuestros pueblos», cuenta. Por ello, es capaz de ver cómo la guerra —aunque con otro disfraz— continúa arrasando su país: «Antes se trataba de una lucha con armas en las montañas; ahora, ha adquirido otra dimensión». Para contraatacar, asegura que defensores como él «no usan la fuerza, sino las leyes, que», muchas veces, «el Estado» —en connivencia con las grandes empresas transnacionales— «no cumple». www.abc.es | 5/17/17 10:41 AM
Consejo de Seguridad de la ONU discutirá sobre crisis en Venezuela este miércoles

El Consejo de Seguridad de la ONU discutirá el miércoles sobre la crisis en Venezuela, donde una ola de protestas desde el 1 de abril contra el gobierno de Nicolás Maduro deja 43 muertos, dijeron diplomáticos este martes.

Estados Unidos pidió mantener durante la mañana conversaciones a puertas cerradas sobre la situación en Venezuela, después de reuniones sobre Somalia y Eritrea, dijeron las fuentes.

Entre el lunes y martes otros cuatro manifestantes murieron baleados durante las protestas opositoras que exigen la salida del poder de Maduro, en tanto el mandatario denuncia las movilizaciones como un intento de "golpe de Estado".

La crisis venezolana también será tratada por los cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) el 31 de mayo, a pesar de que el gobierno de Maduro rechaza esta reunión y la denuncia como un intento de injerencia en sus asuntos internos.

Luego de que el Consejo Permanente aprobara convocar la reunión de cancilleres a finales de abril, Caracas anunció su salida de la OEA, un proceso que deberá completarse en dos años.

La avalancha de manifestaciones, que también deja cientos de heridos y detenidos, se perfila como la más trágica de los años recientes en Venezuela.

www.prensa.com | 5/17/17 12:54 AM
La Jungla y la pobreza de Calais, caldo de cultivo de la ultraderecha
La Jungla de Calais fue uno de los símbolos de la crisis de refugiados. Hasta 10.000 inmigrantes autogestionaron durante dos años un descampado reconvertido en una improvisada ciudad con mezquitas, iglesias, colegios e incluso bares. Seis meses después de su cierre, un escueto cartel impide el paso al público. De los miles de inmigrantes que ocupaban las calles calaseñas, tan solo un centenar de eritreos, etíopes y afganos, entre otros, deambulan ahora por esta silenciosa ciudad portuaria en la que, a dos días de la segunda vuelta de las presidenciales, solo hay carteles de «Marine présidente!». En Calais el Frente Nacional obtuvo un 37% de los votos en la primera vuelta, más que cualquier otro partido. Imagen actual del terreno donde hasta hace unos meses llegaron a vivir 10.000 inmigrantes- F.J.C. Aquí siempre les solemos echar las culpas de nuestros males a los demásAl atravesar uno de los túneles de la ciudad, dos jóvenes subsaharianos dudan antes de abandonar las sombras. «Venimos de Eritrea y esta noche trataremos de llegar a Inglaterra», dice uno de ellos. «Con los vecinos no tenemos ningún problema, son los policías los que nos persiguen y a los que tenemos miedo». A unos minutos en coche, Maya, portavoz de una pequeña ONG que se vio desbordada en 2015 y 2016 por la crisis de los refugiados, ayuda en el reparto de comida a decenas de inmigrantes. «Muchos dicen que los turistas británicos ya no vienen por los inmigrantes. Sí es verdad que ciertos comercios han perdido negocio por la cercanía de los refugiados, pero que hubiera 10.000 inmigrantes y voluntarios ingleses hizo que muchos bares y supermercados se aprovecharan de su presencia», defiende esta mujer ya jubilada y enfrentada a la pujanza de grupúsculos de extrema derecha que -dice- dan palizas a los refugiados. Ayer varios coches aparecieron calcinados en uno de los barrios más pobres de Calais. Los vecinos no conocen las razones, pero Maya teme que se culpe a los inmigrantes: «Aquí siempre les solemos echar las culpas de nuestros males a los otros, estos chicos no tienen tiempo para esto, con la policía todo el día detrás». Descampado próximo al antiguo campo de La Jungla donde varios voluntarios reparten comida entre los inmigrante- F. J. C. De la playa y los yates a repartir comida entre los últimos de La Jungla, Pamela Anderson visitó la ciudad el pasado miércoles, por segunda vez, para visibilizar la situación de los refugiados de Calais. Con un séquito de fotógrafos tras ella, la modelo estadounidense ayudó a los voluntarios que distribuían alimentos y ropa entre la decenas de refugiados congregados cada mediodía en una zona apartada de la ciudad, no muy lejos del puerto. «Se comportó muy bien con nosotros. Es una mujer muy comprometida», explica a ABC Philly, la joven británica que atendió a la celebrity. La foto del niño kurdo Aylan tendido sin vida en la playa movilizó a miles de ingleses al otro lado del Canal para ayudar a los refugiados que se agolpaban en la costa francesa. «La vida del centenar que queda es mucho más dura por la persecución policial, no tienen duchas, ni tiendas de campaña en la calle», agrega Maya. Mientras que atendía a ABC, la portavoz de Albergue de migrantes ofreció la ducha de su casa a uno de los inmigrantes que se le acercaron en torno a la cola de la merienda. «El otro día cinco paquistaníes se quedaron en mi casa. Estábamos un poco apretados». Pamela Anderson, en su visita a Calais esta semana- AFP «Esta es la región más afectada de Francia: no hay trabajo, no hay nada. Y los inmigrantes con sus peleas y todo lo que han traído han dañado mucho a los comercios», asegura a ABC Laurine, una joven de 24 años que está decidida a votar por el Frente Nacional, también en la segunda vuelta. Para ella, Francia debería tener el derecho de cerrar su frontera y rechazar a los que han entrado ilegalmente, más aún si la UE no respeta los acuerdos de reparto. Hace unas semanas, un supuesto enfrentamiento entre afganos y kurdos iraquíes terminó con el campamento de Grande Synthe -a 40 kilómetros- hecho cenizas. «Desde que cerró la Jungla hay menos desastre, pero no es normal esto», comenta el dueño del Café des Dunes, a tan solo unos metros del descampado donde los inmigrantes juegan un partidillo de fútbol tras la merienda. Todo indica que en esta región ganará Marine Le Pen; aquí Macron no existe. Vista de La Jungla hace un añoCiudad de refugiados Ciudad de refugiados 10.000 inmigrantes había en agosto de 2.016. Tras el desmantelamiento de La Jungla ahora solo quedan entre 100 y 300. Eritreos, etíopes y afganos son las nacionalidades de los refugiados que quedan. 26,5% de paro y 30,2% de tasa de pobreza El Frente Nacional ganó la primera vuelta con el 37%. www.abc.es | 5/6/17 3:47 AM
Turquía, la mayor prisión del mundo para periodistas
En un reciente informe de Reporteros sin Fronteras, Turquía ocupa el puesto 155 (de un total de 180) en la lista de países con menos libertad de expresión. Una lista que cierran países como Corea del Norte, Eritrea y Tukmekistán, y que abren Noruega, Suecia y Filandia, situándose como los más respetuosos con ella (España ocupa el lugar número 29). En el último año, Turquía ha descendido cuatro puestos en el ránking; mientras que en los últimos doce años ha perdido un total de 56 posiciones, lo que la coloca a esta profesión en una situación muy preocupante en este país, en el que en la actualidad hay detenidos 120 informadores. «La encarcelación de más de un centenar de periodistas sin que existiera un juicio, convierten a Turquía en la mayor prisión del mundo para profesionales de los medios de comunicación», denuncia Reporteros sin Fronteras. Coincidiendo con la celebración este miércoles del Día Mudial de la Libertad de Expresión, Amnistía Internacional (AI) ha organizado una campaña denunciado los abusos y el maltrato que sufren los informadores de Turquía, situación que se ha agravado especialmente desde el fallido golpe de Estado. Según esta organización, desde julio de 2016, al menos 156 medios de comunicación han sido cerrados y se calcula que 2.500 periodistas y otros trabajadores de medios de comunicación han perdido su empleo. Se ha detenido y acusado a periodistas de delitos de terrorismo a consecuencia de publicaciones que han compartido en Twitter, de caricaturas que han dibujado o de opiniones que han expresado. Esto está sucediendo en el contexto de una represión más amplia contra presuntos críticos del gobierno, que ha conducido a que 47.000 personas sean encarceladas y más de 100.000 empleados del sector público sean destituidos de forma sumaria. Detenido el día de Navidad El periodista Mahir Kanaat fue detenido junto con seis colegas el día de Navidad: «Me ataron las manos a la espalda y un miembro del ‘equipo especial’ [agente de policía] se puso encima mío. Yo grité: ‘Mi esposa está embarazada de nueve meses, ¿por qué la obligáis a echarse al suelo?’, y traté de levantarme. Hubo un forcejeo, y me dieron una patada en la cara», explica AI en un comunicado. La esposa de Mahir Kanaat dio a luz a su hijo mientras su marido estaba detenido. Él continúa en prisión en espera de juicio. Los largos periodos de detención preventiva, permitidos en virtud del estado de excepción impuesto en Turquía después del intento de golpe de Estado, se han convertido en algo habitual. Los cargos presentados contra trabajadores de los medios de comunicación suelen ser falsos, en ocasiones evidentemente absurdos o sin prueba alguna de que se haya cometido un delito. Ahmet Altan, exredactor jefe de un periódico, fue detenido en septiembre de 2016 junto con su hermano, el intelectual Mehmet Altan. Se los acusaba de «enviar mensajes subliminales» a los organizadores del golpe de Estado durante un programa de debate emitido por televisión la víspera del intento de golpe. La presentadora del programa, Nazl? Il?cak, también fue detenida y permanece en prisión preventiva. El periodista de investigación Ahmet ?ik lleva bajo custodia desde diciembre. En su auto de acusación se enumeraban ocho tuits, dos entrevistas y un artículo como prueba de que había ayudado a tres grupos prohibidos distintos, todos ellos con programas totalmente diferentes, y a menudo opuestos. Su esposa Yonca dijo a Amnistía Internacional: «El encarcelamiento de Ahmet es un mensaje a otras personas: ‘Hablen si se atreven’». El periodismo no es un crimen Destacados periodistas, caricaturistas y artistas de renombre mundial se han unido a una campaña para exigir la liberación de los periodistas encarcelados, y para pedir que se ponga fin a la cruel represión de la libertad de expresión en el país. La campaña, que ha atraído a 250.000 simpatizantes desde febrero, incluirá protestas en ciudades de todo el mundo, calculadas para coincidir con el Día Mundial de la Libertad de Prensa y la publicación del documento de Amnistía Internacional Journalism is not a crime: Crackdown on media freedom. «Una gran cantidad de periodistas independientes de Turquía se consumen entre rejas, recluidos durante interminables meses sin cargos ni juicio, o se enfrentan a procesamiento sobre la base de vagas leyes antiterroristas», ha manifestado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional. «Hoy, nuestros pensamientos están con los periodistas que están encarcelados o que se enfrentan a amenazas y represalias, pero nos centramos especialmente en Turquía, donde la libertad de expresión se está amordazando despiadadamente. Pedimos a las autoridades turcas que pongan en libertad inmediata e incondicional a todos los periodistas encarcelados simplemente por hacer su trabajo.» Más de 250.000 personas han firmado una petición online para la liberación de periodistas de Turquía, y en el último mes miles de personas han respaldado la campaña #FreeTurkeyMedia. Dirigida por Amnistía Internacional con el apoyo de muchas otras organizaciones, la campaña anima a la gente a publicar un «selfie solidario» en Twitter. Entre las personas que ya han apoyado el movimiento está el artista Ai Weiwei, y decenas de caricaturistas de todo el mundo están enviando obras que serán evaluadas por un jurado formado por los caricaturistas Zunar, Steve Bell y Martin Rowson. Peter Greste, Mohamed Fahmy y Baher Mohamed, los tres periodistas de Al Yazira encarcelados en 2013 en Egipto durante más de 400 días, también apoyan la campaña. «Durante más de 400 días en Egipto, lo que nos mantuvo fuertes fue saber que había personas en todo el mundo haciendo campaña por nuestra liberación», escribieron Peter Greste y Mohamed Fahmy en un artículo publicado hoy en periódicos de todo el mundo. «Si estuvo bien hablar en nuestro favor y pedir nuestra libertad con #FreeAJStaff, está bien hablar en favor de todos los periodistas encarcelados simplemente por hacer su trabajo. Es por eso por lo que nos hemos unido al llamamiento de #FreeTurkeyMedia.» www.abc.es | 5/3/17 2:16 AM
Cerca de 100 desaparecidos en un nuevo naufragio frente a costas libias
La guardia costera libia ha rescatado este jueves al menos 23 personas víctimas de un último naufragio en el Mediterráneo a pocos kilómetros de la costa africana, mientras otros 97 refugiados y emigrantes continúan desaparecidos aunque, según las autoridades locales, "probablemente" hayan perecido ahogados. El portavoz del cuerpo marítimo, Ayoub Qassim, señaló que los supervivientes, todos hombres de diferentes nacionalidades africanas y que habrían partido desde Libia en busca de un futuro mejor en Europa, fueron rescatados a tan sólo 10 kilómetros de la costa en Gargaresh, un suburbio al oeste de Trípoli. Entre el casi centenar de desaparecidos habría «al menos 15 mujeres y 5 niños», añadió. Los desaparecidos «probablemente han muerto», aunque las malas condiciones climáticas han impedido el rescate de los cuerpos. La guardia costera libia recibió en la mañana del jueves una llamada de auxilio proveniente del bote, en el que según testimonios de los supervivientes recopilados por las autoridades locales se agolpaban al menos 120 personas. La embarcación, de un precario material inflable, «colapsó completamente» pocos kilómetros mar adentro tras iniciar su travesía con destino Italia, cuyas costas han recibido más de 24.000 emigrantes tan sólo en los tres primeros meses de 2017, frente a los 18.000 del mismo periodo en 2016. Los supervivientes de este último naufragio fueron encontrados amarrados a los restos de la embarcación hinchable. «Lo que sucedió - ha relatado Qassim- fue que la base del bote se abrió y la embarcación se hundió rápidamente». Cerca del 90% de las llegadas por mar a Italia provienen de Libia, a apenas unas horas en bote através del Mediterráneo, que salen de puertos de la costa noroccidental libia como Zuara o Sabratha. Pese a que la ruta del Mediterráneo Central es una de las más peligrosas, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), las pequeñas chalupas sobrecargadas de emigrantes, la mayoría provenientes de países de África Subsahariana como Senegal, Eritrea, Gambia o Sudán no dejan de aumentar, especialmente con con el buen tiempo primaveral. Casi 600 refugiados y migrantes han muerto o desaparecido tras embarcarse desde Libia en 2017, informó la OIM a finales de marzo. Fayez Al Serraj, líder del Gobierno de Unidad Libio auspiciado por las Naciones Unidas pero con poco poder efectivo sobre el terreno y que se enfrenta a otros gobiernos rivales en Bengasi y Trípoli, denunció el miércoles las «promesas vacías» de la Unión Europea a la hora de controlar la emigración. «Necesitamos urgentemente más ayuda profesional, para poder proteger y controlar las costas», señaló en una entrevista con el periódico Bild. www.abc.es | 4/14/17 9:17 AM
Eritrea tilda de "inexplicables e injustificables" las nuevas sanciones anunciadas por EEUU contra el país
El Gobierno de Eritrea ha tildado este martes de "inexplicables e injustificables" las sanciones anunciadas la semana pasada por Estados Unidos contra su Ejército por un supuesto acuerdo militar con Corea del Norte. www.europapress.es | 4/5/17 3:54 AM
El desesperado viaje de los eritreos por alcanzar Europa
Médicos Sin Fronteras (MSF) presentó ayer el informe «Morir de camino a Europa: eritreos en busca de seguridad», en el que señala las consecuencias del peligroso viaje que decenas de miles de eritreos están haciendo a través del desierto y el mar hacia Europa. El texto refleja cómo las políticas restrictivas de migración están teniendo un devastador impacto en las personas que buscan seguridad fuera de sus países. El informe está basado en testimonios de refugiados que han huido del pequeño pero altamente militarizado país del África del este, reportando una ausencia de libertades y reclutamiento forzado desde hace años, incluso décadas. Los desertores corren el riesgo de ser detenidos, encarcelados, torturados y asesinados. «El 90% de los eritreos que logran llegar a Europa por tierra y mar tienen el asilo asegurado. Los gobiernos europeos reconocen sus demandas como genuinas pero a pesar de ello están haciendo todo lo que pueden para impedir a eritreos y otros reclamantes de asilo llegar a las costas de la Unión Europea (UE)», afirma Arjan Hehenkamp, director general de MSF en Holanda. A diario, los equipos de MSF son testigos de las desgarradoras consecuencias médicas y humanitarias de las cada vez más restrictivas políticas de migración. En el caso de Eritrea, los equipos de MSF atienden a refugiados de este país directamente en los programas de Etiopía, Libia y el Mediterráneo, y comprueban las condiciones en que se encuentran, que incluyen profundas cicatrices, heridas y secuelas psicológicas que concuerdan con sus testimonios. Son testigos de la desesperación fruto del hacinamiento en los campos de refugiados de Etiopía, donde las personas dependen únicamente de la ayuda humanitaria para sobrevivir. En Sudán, el acceso a la protección y a la asistencia es deficiente, poniendo en riesgo a los refugiados eritreos que pueden ser detenidos y deportados a su país. En lugar de esperar, muchos piensan que no tienen otra alternativa que correr un riesgo físico y psicológico y enfrentarse a la violencia sexual, las detenciones arbitrarias y las deportaciones en Libia. Así como a un peligrosos viaje cruzando el mar, con la esperanza de llegar sanos, salvos y libres a Europa. En 2015, los refugiados eritreos fueron el grupo más numeroso en cruzar le Mediterráneo: 39.162 hombres, mujeres, niños y niñas llegaron a Italia. En 2016, fueron el segundo grupo, con 20.718 personas rescatadas de barcazas que fueron traídas a Europa. En lugar de establecer vías legales y seguras para aquellos que buscan protección internacional, la UE está incrementando la colaboración con Eritrea, Libia, Sudán y Etiopía para impedir a los eritreos dejar su país y transitar a través de estos países hacia Europa. La ONG subraya, en un comunicado, que la UE trata de cortar de raíz la migración a través del fortalecimiento de las fronteras nacionales y facilitando las detenciones fuera de sus fronteras, dejando a las personas sin otra opción que pagar a los traficantes para atravesar checkpoints, fronteras, vallas, salir de las prisiones y finalmente subirse en botes para cruzar en el Mediterráneo. Violencia y tortura Cada eritreo entrevistado por los equipos de MSF en los barcos de búsqueda y rescate del Mediterráneo ha declarado ser víctima o testigo de altos niveles de violencia, incluida la tortura, en muchos de los puntos de su viaje y haber sufrido algún tipo de privación de su libertad. La mitad ha señalado ver morir a otros refugiados, solicitantes de asilo o migrantes, muchas veces como consecuencia de la violencia. Cada mujer eritrea entrevistada por MSF ha experimentado directamente, o conoce a alguna otra mujer, que ha sufrido violencia sexual, incluidas violaciones. «Es vital que la UE, los estados miembros y otros gobiernos provean de vías seguras y de protección a los eritreos y a cualquier otra persona que huya de conflicto y persecución. Los esfuerzos para gestionar la migración no deberían incluir la externalización del control de fronteras ni condicionar la ayuda económica a la prevención de la migración. Las personas que buscan protección no deben ser abandonadas en lugares inseguros sin otra opción que arriesgar su vida en un peligroso viaje. La contención no es la respuesta, las políticas de migración nunca deberían dejar atrapadas a las personas en zonas de riesgo o conducirlas hacia el peligro. Desgraciadamente, las actuales políticas hacen justamente eso», dijo Hehenkamp. www.abc.es | 2/28/17 9:44 AM

Google Maps