Wikipedia

Noticias de Eritrea

Francia investiga posibles fallos de seguridad en el aeropuerto de París
Las fuerzas de seguridad francesas están llevando a cabo una exhaustiva investigación en el aeropuerto Roissy/Charles de Gaulle de París de donde partió el avión de EgyptAir que se estrelló en el mar en su ruta hacia El Cairo, con el objetivo de determinar si ha habido algún fallo en la seguridad que hubiese facilitado una acción terrorista. Las autoridades francesas, no obstante, no han dado la menor indicación de que el origen de la catástrofe haya sido un ataque terrorista. Mantienen todas todas las hipótesis abiertas. Pero a la vez han reforzado considerablemente las medidas de vigilancia que ya se habían empezado a ejecutar tras los atentados de 2015. Desde entonces las fuerzas de seguridad ya habían empezado a «filtrar» las identidades de las 86.000 personas con autorización para acceder a la zona «restringida» y de mayor seguridad del aeropuerto. En abril de 2016 fueron retiradas 600 autorizaciones, muchas de ella por sospecha de «radicalización». Pero aun así, los investigadores estudian otros 400 casos de posible cercanía con extremistas islámicos, según fuentes de la investigación citadas por Afp. [Siga en directo la información del siniestro] El aeropuerto de Roissy se encuentra en una encrucijada geográfica próxima a varios suburbios potencialmente peligrosos. Toda la periferia norte de París, la «banlieue», es un territorio víctima de conflictos multiculturales. Muchos empleados en el aeropuerto viven en esa tierra de nadie, frecuentada por grupúsculos radicales de diversa naturaleza. Historial de pasajeros La segunda pista en vías de estudio es el historial y currículos de todos los pasajeros que embarcaron en el avión. Se trata de una pista básica, en la que colaboran las policías y servicios anti terroristas de varios países europeos y de Oriente Próximo. Tercera pista: un eventual «fallo técnico» en los servicios de control y seguridad interna. Quizá se trata de una pista improbable, pero que nadie descarta. Los accesos a todas las dependencias del aeropuerto están sujetos a unos controles de corte clásico, confirmados y acrecentados con el estado de emergencia nacional decretado tras los atentados de 2015. Cuarta pista: los controles técnicos del avión. Los especialistas franceses colaboran con investigadores europeos y egipcios, intentando esclarecer el grado de seguridad y posibles fallos en algunas de las varias escalas que hizo el avión antes de despegar de París rumbo a El Cairo. Estas investigaciones se están realizando en paralelo con el «peinado» más convencional del aeropuerto, realizado las veinticuatro horas del día por unidades de la gendarmería, pertrechados de perros policías, que indagan e intentan encontrar eventuales pistas. Búsqueda Así las cosas, la investigación desarrollada desde Egipto continúa su marcha, pero sin despejar lo que todavía es un gran misterio sobre el origen del siniestro. El operativo organizado por las Fuerzas Armadas egipcias y el Ministerio de Aviación Civil ha encontrado varias «partes de cuerpos», presumiblemente víctimas del siniestro, así como un par de asientos y algunas maletas, flotando a la deriva en un área localizada entre las islas griegas de Kárpatos y Creta y la costa norte egipcia. Aviones y barcos militares encontraron los primeros restos del avión a unos 290 kilómetros al norte de Alejandría. Horas después, el Ministerio de Defensa griego añadió que los primeros restos humanos habían sido hallados a pocas millas náuticas de donde se están concentrando los esfuerzos del equipo de búsqueda internacional. «(El Ejército egipcio) continuará peinando la zona», señaló el portavoz de las Fuerzas Armadas, Mohamed Samir. El operativo ha encontrado restos humanos, asientos y algunas maletas El operativo de búsqueda sigue además la pista ofrecida por la Agencia Espacial Europea (ESA), cuyo radar del satélite Sentinel-1A detectó una mancha de carburante de unos dos kilómetros de largo a unos cuarenta kilómetros al suroeste del área donde se perdió todo contacto con el aparato en la madrugada del jueves. Aviones franceses y griegos, así como navíos chipriotas y británicos están colaborando en las labores de búsqueda, que continuarán en los próximos días hasta que se encuentre el aparato. Una labor cada vez más difícil en una zona del mar Mediterráneo que alcanza una profundidad de más de 3 kilómetros, donde podría estar ya alojado el avión, lejos del alcance de los radares que se utilizan en la búsqueda. Las familias, al principio sin querer creérselo, tratan de encajar ahora la posibilidad de que no existan supervivientes. «Estamos todos en shock», cuenta a ABC un azafato de la aerolínea, amigo del asistente de vuelo a bordo del avión siniestrado Yara Atef, de 37 años. Comisión de investigación Egipto presidirá la comisión oficial de investigación como propietario del avión, mientras que Francia formará parte como fabricante del aparato y patria de 15 de las víctimas. Los países del resto de los pasajeros del avión, como Reino Unido, Argelia, Arabia Saudí o Chad, entre otros, participarán en calidad de observadores. La comisión quedará a cargo del egipcio Ayman el Muqadem, quien también se encargó -con escasa transparencia- de la investigación sobre el ataque al vuelo 7K9268 ruso. Para remachar aun más el misterio, investigadores de Estados Unidos afirmaron que sus satélites no detectaron ninguna explosión en el aire en la zona del siniestro. El Ministerio de Aviación Civil espera ahora a que se encuentren las cajas negras antes de emitir nuevas valoraciones sobre lo que pudo hacer caer al avión. Analistas señalan que un fallo mecánico que genere «una descompresión inmediata y catastrófica» es muy improbable en buenas condiciones climatológicas. El hecho de que no se lanzara un mensaje de socorro apunta a la brusquedad del incidente, por lo que no parece probable que se desprendiera alguna parte del fuselaje «por deterioro del metal», señalan desde el think tank en seguridad Soufan Group. Otras posibilidad sería una acción deliberada del piloto o, finalmente, a una explosión a bordo. Así fueron las últimas 24 horas del avión siniestrado- abc El avión viajó de Eritrea a París pasando por Túnez en 24 horas Antes de despegar de París rumbo a El Cairo, el Airbus 320 de EgyptAir había viajado, en menos de 24 horas, desde Eritrea a El Cairo, luego a Túnez y finalmente a París. Dentro de las rutas habituales que cubre la aerolínea estatal egipcia, EgyptAir reutilizó el mismo aparato, en un procedimiento que oficiales de la línea califican de «totalmente normal» en declaraciones a ABC y que incluyen «controles rutinarios de mantenimiento» entre parada y parada. Sin embargo, semejante trayectoria dificulta las labores de investigación sobre la hipótesis terrorista, pues el número de «brechas» en la seguridad se multiplica exponencialmente. Siempre sobre la hipótesis de que el MS804 se habría estrellado contra el mar como resultado de un ataque terrorista, expertos en seguridad añaden la posibilidad de que un artefacto explosivo fuera colocado en el avión en una de las paradas previas a París. Túnez es uno de los mayores exportadores de «combatientes extranjeros» de Daesh. Y sobre el aeropuerto de Asmara, capital eritrea, un informe del Departamento de Estado de EE.UU. señalaba que su seguridad es «impredecible», al tiempo que añadía que «carece de tecnología para detectar documentos fraudulentos». www.abc.es | 5/20/16 10:15 PM
¿Dónde estuvo el avión de Egyptair antes de partir de París?
Lo confirmó el gobierno egipcio. También había estado en los últimos días en Eritrea, Kuwait y Estambul, entre otros destinos. www.clarin.com | 5/19/16 3:22 PM
El concepto de refugiado, en riesgo por el acuerdo UE-Turquía
   Estamos ante el mayor desplazamiento de población al que ha asistido la humanidad en décadas: más de 60 millones de personas se han visto obligadas a huir desesperadas, a abandonar sus hogares debido a la guerra, la pobreza y la opresión y a escapar de lugares como Siria, Afganistán, Irak, Somalia o Eritrea. Solo un pequeñísimo porcentaje de estos hombres, mujeres y niños desesperados han arriesgado sus vidas emprendiendo un peligroso viaje en embarcaciones abarrotadas para llamar a las puertas de Europa. www.europapress.es | 5/19/16 7:52 AM
Las llegadas de inmigrantes a Grecia han caído un 90% en abril
El número de inmigrantes y refugiados llegados a las islas griegas desde Turquía durante el mes de abril se ha reducido en un 90% en comparación con el mes anterior, según los datos publicados este viernes por la Agencia Europea de Fronteras (Frontex). Según la agencia europea, el hecho de que solo hayan llegado algo menos de 2.700 personas es resultado «de varios factores, incluido el acuerdo entre la UE y Turquía y las políticas de controles fronterizos más estrictos aplicadas por Macedonia en su frontera con Grecia». El director ejecutivo de Frontex, Fabrice Leggeri, ha reconocido que se trata de una reducción «dramática». «El total de todo el mes de abril está muy por debajo del número de personas que vimos a menudo llegar solo a la isla de Lesbos en un solo día durante el momento álgido el año pasado», ha añadido. Frontex ha precisado que los sirios han seguido siendo el grupo más numeroso en llegar a las islas griegas, seguidos de paquistaníes, afganos e iraquíes. El descenso en las llegadas a Grecia ha hecho que la ruta del Mediterráneo central hacia Italia supere a la del Egeo, algo que no ocurría desde junio de 2015. No obstante, ha subrayado Frontex, las 8.370 llegadas por esta ruta suponen un 13% menos que las de marzo y casi un 50% menos que las registradas en abril de 2015. En este caso, los inmigrantes y refugiados proceden principalmente de Eritrea, Egipto y Nigeria. Según Frontex, «no hay nuevos signos de un significativo cambio de los inmigrantes de la ruta del Mediterráneo Oriental». Precisamente, este jueves los guardacostas italianos rescataron a cerca de 900 inmigrantes, en su mayoría sirios, de dos embarcaciones que el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) sospecha que habían partido de Egipto. www.abc.es | 5/13/16 3:18 PM
España extrema su seguridad ante la acogida de 200 asilados
Después de la llegada el pasado año de un minúsculo grupo de 18 personas, España, con un gobierno en funciones desde el pasado mes de diciembre, está a punto de acoger un segundo contingente de refugiados de 200 personas, cuya llegada está prevista antes de finales de mayo. Este segundo grupo estaría formado por 50 personas que viajarían desde Italia, en su mayoría ciudadanos de Eritrea; y otros 150 refugiados, desde Grecia, en su mayoría sirios (117), además de 32 iraquíes y un centroafricano, según informó en un comunicado la semana pasada vicepresidencia del Gobierno. Si bien en nuestro país ni la crisis de refugiados ni su reubicación se encuentra entre las principales preocupaciones de los españoles, según la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), es cierto que los últimos atentados en París y en Bruselas han puesto sobre la mesa uno de los riesgos de la llegada de inmigrantes procedentes de zonas en conflicto, como Siria, y la posible infiltración entre ellos de yihadistas. Algo que han constatado los servicios de inteligencia internacionales y que ha motivado la creación de un grupo especial de policía antiterrorista europea, todavía no operativo, cuya función será la de trabajar de manera conjunta con los «hot spots» (centros de registro) de Italia y Grecia, para investigar la identidad de los asilados que acceden al continente. Sin enlace en Grecia En España, uno de los eslabones de la cadena de seguridad es el Centro Nacional de Coordinación de los Puestos Fronterizos de la Policía Nacional, dependiente del Ministerio del Interior, que debe filtrar los datos que le facilitan desde los puntos de registro de Italia y Grecia. Si bien para la llegada del primer contingente se mandó un equipo de enlace al primero, esto no ha sido posible con el segundo. «Las autoridades de Grecia no nos lo han ofrecido», explica a ABC uno de los responsables de la Policía fronteriza. «Desde Italia llegan grupos monoparentales, mientras que de Grecia son familias enteras» Entre las nacionalidades que predominan en este nuevo grupo, afirma que desde Italia vendrán mayoritariamente ciudadanos de Eritrea, «y alguno de Sudán»; mientras que de Grecia «la mayoría serán sirios». «Los que vienen por Italia suelen ser monoparentales;mientras que los que viajan desde Grecia suelen ser familias completas, según los expedientes que hemos ido recibiendo», añade. La Policía fronteriza trabaja inicialmente con la información que les facilita estos «hot spots» conseguida in situ. «Si traen documentación, nos la reflejan. Si, por el contrario, viajan sin ella nos dan los datos de filiación de cada persona. Información que nosotros tramitamos aquí a través de nuestras bases de datos policiales y de la Secretaria de Estado de Seguridad. Hacemos las comprobaciones con cada área policial correspondiente», indica. Estas áreas son cuatro:Policía judicial, Extranjería y Fronteras, Información y Policía científica. El primer paso consiste en cruzar la información disponible «a nivel nacional» y a continuación con el Sistema de Información Schengen. Control de pasaportes falsos Una de las críticas recurrentes a la hora de prevenir y frenar la llegada de terroristas a Europa es la falta de coordinación entre las fuerzas de seguridad de la UE, y el limitado flujo de información entre ellos, lo que ha permitido que algunos yihadistas se muevan libremente. «Entiendo que cada país es soberano y comparte los datos que quiere». «Si alguien intentase entrar con un pasaporte falso sería detectado. Algo que no ha ocurrido hasta el momento» Otro de los problemas a los que se enfrentan las fuerzas de seguridad europeas es la proliferación de pasaportes falsos, sirios principalmente, como se demostró en los atentados de París. «Nosotros tenemos información muy puntual de los pasaportes, visados y todo tipo de documentación que se roba tanto en blanco o que se detecta, en los puestos fronterizos, se está utilizando de manera fraudulenta. Los números de serie de esos pasaportes los tenemos en nuestra base de datos, y si alguien intentase entrar con ellos sería detectado. Algo que no ha ocurrido hasta el momento». Una vez que los refugiados aterricen en España, la Policía fronteriza realiza «la entrevista de asilo», acabando ahí su cometido. A continuación pasan a ser distribuidos en los distintos centros de acogida gestionados a lo largo de toda la geografía española por las ONG que colaboran con el Gobierno, como Cear, Cruz Roja y Accem. www.abc.es | 5/8/16 10:15 PM
MSF reanuda sus operaciones en el Mediterráneo central con el rescate de 304 personas
Médicos Sin Fronteras (MSF) ha reanudado sus operaciones en el Mediterráneo central. La primera intervención en el marco de estas operaciones se ha realizado este fin de semana con el rescate de 304 personas procedentes de Eritrea, que desembarcarán en Sicilia el próximo lunes. www.europapress.es | 4/24/16 2:46 PM
Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán, el "trío infernal" para la libertad de prensa
Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán conforman el "trío infernal" de países que más restringen la libertad de prensa, según la clasificación mundial de 2016 elaborada por Reporteros Sin Fronteras (RSF) y publicada este miércoles. www.europapress.es | 4/20/16 7:49 AM
Continúa la tragedia en el Mediterráneo: 8.000 desaparecidos desde 2014
El mar Mediterráneo separa África y Oriente Próximo de Europa y constituye la principal barrera natural para las decenas de miles de personas que mes a mes tratan de buscar una vida mejor. Recurriendo a mafias y a embarcaciones en pésimas condiciones, cada año fallecen miles de migrantes en las aguas del Mediterráneo. Solo entre 2014 y 2016 se han producido 8.000 desapariciones en aguas del Mediterráneo. En estos dos últimos años se han vivido más de ocho naufragios en los cuales han desaparecido 200 personas o más camino del sur de Europa. La mayoría se han producido en la costa de Libia, donde centenares de libios se embarcaban en una ruta camino a Italia. En la última catástrofe, ocurrida el 18 abril de 2016, la ruta era algo diferente: centenares de inmigrantes – de mayoría de origen somalí – se embarcaron en Egipto camino al sur de Italia. Abril, el mes más negro A pesar de la alerta por el elevado número de desapariciones, las cifras no disminuyen año a año. Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el número de desaparecidos en aguas del Mediterráneo pasó de 3.279 en 2014 a 3.700 en 2015. Y en lo que llevamos de 2016, sin contar la catástrofe del pasado 18 de abril – donde han desaparecido, al menos, 400 migrantes -, ya se cuentan por 737 las víctimas desaparecidas. Tal y como indica el gráfico, abril de 2015 ha sido, hasta la fecha, el mes más negro. Más de 1.200 personas desaparecieron en las aguas del Mediterráneo. En menos de una semana se produjeron dos de las mayores catástrofes humanas en el mar del sur de Europa. El 13 de abril de 2015, 400 personas desaparecieron en una embarcación que pretendía llegar desde las costas de Libia hasta Italia. Además de estas 400 víctimas, más de 5.000 inmigrantes trataron de llegar a Italia entre el 11 y 13 abril de 2015, con la intención de dejar atrás el conflicto político y bélico de su país. Cinco días después, el 18 de abril, se produjo un nuevo naufragio, la mayor catástrofe humana en aguas del Mediterráneo. Más de 700 personas dejaron su vida al hundirse el barco pesquero que, desde Libia, se acercaba a la costa italiana. La cifra de desaparecidos es solamente una estimación, puesto que cuerpos sin vida solo pudieron rescatarse 24 y solamente fueron capaces de sobrevivir 25 de los pasajeros. Misma historia un año después Nuevamente un 18 de abril, pero de 2016, se ha vuelto a producir una nueva tragedia de dimensiones similares. En esta ocasión, el barco procedente de Egipto, ha naufragado dejando, al menos, 400 desaparecidos. La mayoría, de nacionalidad somalí, etíope y eritrea. De todos los pasajeros de las cuatro barcazas que conformaban el viaje, solo 29 han sido rescatadas con vida. Estas 400 desapariciones en el Mediterráneo deben sumarse a las más de 700 que se han producido a lo largo de año. El tránsito de inmigrantes camino a Europa no cesa. En lo que va de año, según datos de la OIM, más de 26.000 personas han llegado a las costas italianas, lo que supone un incremente de un 25% respecto al mismo periodo en 2015. Ante esta nueva oleada de migración, el ministro de asuntos exteriores de Italia, Paolo Gentiloni, ha mostrado su interés por solucionar el problema: “En este momento no se deben levantar muros, sino multiplicar los esfuerzos”. www.abc.es | 4/19/16 7:32 PM

Google Maps