Wikipedia

Noticias de Mozambique

La lucha contra la malaria se estanca, advierte la OMS
Según el último informe anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la malaria, publicado este miércoles, la lucha contra esta enfermedad ha llegado a un punto muerto ya que, a pesar de los esfuerzos, las infecciones han aumentado en 2016 respecto al año anterior, 216 millones frente a 211, y no ha conseguido reducirse el número de muertos. «La lucha contra la malaria se ha estancado y será necesario redoblar los esfuerzos para llegar a cumplir con el objetivo de controlar y erradicar esta enfermedad en, al menos, diez países en desarrollo antes de 2020», declaró ante la prensa el doctor Pedro Alonso, director del Programa Global de la Malaria de la OMS. De acuerdo con Alonso, «la malaria ha superado la época dorada de los últimos quince años en los que se han realizado progresos muy importantes, en la lucha contra esta enfermedad, que históricamente nunca se habían conseguido y ahora no sólo estamos estancados sino que corremos el riesgo de dar marcha atrás». El aumento del número de casos de malaria en 2016 va contra los objetivos del programa global para la malaria de la OMS, este propone una reducción del 40% del número de casos de malaria en el mundo, debido a la falta de financiamiento de los programas preventivos que provoca la carencia de insecticidas, mosquiteras y medicamentos. La mayoría de los 216 millones de infecciones detectadas en 91 países durante 2016, un 90%, fueron registradas en África. Entre los países más afectados se encuentran Nigeria, Congo, Mozambique y Ghana con el 50% de los casos. La mayoría de las víctimas son niños menores de cinco años. Unas 445.000 personas fallecieron de malaria en 2016 respecto a 446.000 en 2015. Se calcula que cada dos segundos hay una víctima mortal de malaria en el mundo y que el 90% de los fallecimientos ocurren en la región de África Subsahariana. «Si queremos conseguir el objetivo de reducir el número de contagios antes de 2020 tenemos que concentrar nuestros esfuerzos en estos países», declaró Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. Uno de los mayores obstáculos en la lucha contra esta enfermedad es la falta de fondos. La OMS señaló que el total invertido en 2016 para controlar y eliminar la malaria alcanzó un total de 2,7 billones, cantidad muy inferior a los 6,5 billones de dólares necesarios para alcanzar los objetivos fijados por el organismo para 2020 y 2030. Desafíos Entre los desafíos de la OMS está conseguir que los países endémicos contribuyan más al financiamiento porque actualmente sólo contribuyen en un 31%, unos 800 millones de dólares en 2016, del coste total. Los fondos provienen en su mayoría de los países industrializados encabezados por Estados Unidos, un 38% del total, y seguidos de Reino Unido, Francia y Alemania. «El reciente cambio de administración norteamericana no ha disminuido la contribución de este país respecto al programa mundial contra la malaria y hasta ha sido aumentada ligeramente. Sin embargo, es importante que los países afectados puedan financiarse de manera independiente para que se logren progresos significativos», explicó Alonso. Otro retroceso constatado en el estudio es la disminución del uso de métodos de protección contra el mosquito. La utilización de insecticidas, en las mosquiteras o en el interior de las viviendas, para protegerse de las picaduras del mosquito ha disminuido considerablemente durante 2016, unos 100 millones de personas recurrieron a ellos frente 180 millones en 2015. Por otra parte la OMS indicó que en la región africana se registró un aumento significativo en el número de diagnósticos realizados por los servicios públicos de salud, un 87% de casos frente a 36% en 2010. La mayoría de los pacientes, un 70%, recibió un tratamiento a base de una terapía que contiene artemisinina, uno de los más eficaces contra la malaria. Sin embargo, el número de personas que tienen acceso a los tratamientos administrados por los sistemas públicos de salud es todavía muy bajo ya que los datos facilitados por los países más vulnerables muestran que sólo alrededor de un tercio de los niños, un 34%, que tienen síntomas de fiebre son llevados al médico. Esta es la primera vez que en un informe sobre la malaria se ha tomado en cuenta el impacto que tiene la inestabilidad política en la lucha contra esta enfermedad. Países como Nigeria, Yemen, Sudán o Venezuela que atraviesan crisis internas peden sufrir un incremento de los casos de malaria porque los servicios de salud no funcionan con normalidad, observó el estudio. «Nos encontramos en una encrucijada», explicó el doctor Alonso. «Esperamos que este informe sea una señal de alarma y que la comunidad internacional se sensibilice frente a esta situación ya que para conseguir los objetivos de la OMS será necesario aumentar la inversión para prevenir, diagnosticar y tratar la malaria», sentenció. sevilla.abc.es | 11/29/17 12:23 PM
La lucha contra la malaria se estanca, advierte la OMS
Según el último informe anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la malaria, publicado este miércoles, la lucha contra esta enfermedad ha llegado a un punto muerto ya que, a pesar de los esfuerzos, las infecciones han aumentado en 2016 respecto al año anterior, 216 millones frente a 211, y no ha conseguido reducirse el número de muertos. «La lucha contra la malaria se ha estancado y será necesario redoblar los esfuerzos para llegar a cumplir con el objetivo de controlar y erradicar esta enfermedad en, al menos, diez países en desarrollo antes de 2020», declaró ante la prensa el doctor Pedro Alonso, director del Programa Global de la Malaria de la OMS. De acuerdo con Alonso, «la malaria ha superado la época dorada de los últimos quince años en los que se han realizado progresos muy importantes, en la lucha contra esta enfermedad, que históricamente nunca se habían conseguido y ahora no sólo estamos estancados sino que corremos el riesgo de dar marcha atrás». El aumento del número de casos de malaria en 2016 va contra los objetivos del programa global para la malaria de la OMS, este propone una reducción del 40% del número de casos de malaria en el mundo, debido a la falta de financiamiento de los programas preventivos que provoca la carencia de insecticidas, mosquiteras y medicamentos. La mayoría de los 216 millones de infecciones detectadas en 91 países durante 2016, un 90%, fueron registradas en África. Entre los países más afectados se encuentran Nigeria, Congo, Mozambique y Ghana con el 50% de los casos. La mayoría de las víctimas son niños menores de cinco años. Unas 445.000 personas fallecieron de malaria en 2016 respecto a 446.000 en 2015. Se calcula que cada dos segundos hay una víctima mortal de malaria en el mundo y que el 90% de los fallecimientos ocurren en la región de África Subsahariana. «Si queremos conseguir el objetivo de reducir el número de contagios antes de 2020 tenemos que concentrar nuestros esfuerzos en estos países», declaró Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. Uno de los mayores obstáculos en la lucha contra esta enfermedad es la falta de fondos. La OMS señaló que el total invertido en 2016 para controlar y eliminar la malaria alcanzó un total de 2,7 billones, cantidad muy inferior a los 6,5 billones de dólares necesarios para alcanzar los objetivos fijados por el organismo para 2020 y 2030. Desafíos Entre los desafíos de la OMS está conseguir que los países endémicos contribuyan más al financiamiento porque actualmente sólo contribuyen en un 31%, unos 800 millones de dólares en 2016, del coste total. Los fondos provienen en su mayoría de los países industrializados encabezados por Estados Unidos, un 38% del total, y seguidos de Reino Unido, Francia y Alemania. «El reciente cambio de administración norteamericana no ha disminuido la contribución de este país respecto al programa mundial contra la malaria y hasta ha sido aumentada ligeramente. Sin embargo, es importante que los países afectados puedan financiarse de manera independiente para que se logren progresos significativos», explicó Alonso. Otro retroceso constatado en el estudio es la disminución del uso de métodos de protección contra el mosquito. La utilización de insecticidas, en las mosquiteras o en el interior de las viviendas, para protegerse de las picaduras del mosquito ha disminuido considerablemente durante 2016, unos 100 millones de personas recurrieron a ellos frente 180 millones en 2015. Por otra parte la OMS indicó que en la región africana se registró un aumento significativo en el número de diagnósticos realizados por los servicios públicos de salud, un 87% de casos frente a 36% en 2010. La mayoría de los pacientes, un 70%, recibió un tratamiento a base de una terapía que contiene artemisinina, uno de los más eficaces contra la malaria. Sin embargo, el número de personas que tienen acceso a los tratamientos administrados por los sistemas públicos de salud es todavía muy bajo ya que los datos facilitados por los países más vulnerables muestran que sólo alrededor de un tercio de los niños, un 34%, que tienen síntomas de fiebre son llevados al médico. Esta es la primera vez que en un informe sobre la malaria se ha tomado en cuenta el impacto que tiene la inestabilidad política en la lucha contra esta enfermedad. Países como Nigeria, Yemen, Sudán o Venezuela que atraviesan crisis internas peden sufrir un incremento de los casos de malaria porque los servicios de salud no funcionan con normalidad, observó el estudio. «Nos encontramos en una encrucijada», explicó el doctor Alonso. «Esperamos que este informe sea una señal de alarma y que la comunidad internacional se sensibilice frente a esta situación ya que para conseguir los objetivos de la OMS será necesario aumentar la inversión para prevenir, diagnosticar y tratar la malaria», sentenció. www.abc.es | 11/29/17 12:23 PM
Nueva Pescanova se rearma e invierte 42,5 millones de euros en siete barcos
El Grupo Nueva Pescanova avanza con paso firme hacia su recuperación y consolidación. El reciente anuncio de la renovación de su flota pesquera con siete nuevos barcos, en los que la empresa invertirá 42,5 millones de euros entre 2018 y 2020, es sin duda una buena muestra de ello. La construcción de los buques comenzará el año que viene. Se trata de tres arrastreros fresqueros para Namibia, de 50 metros de eslora, y cuatro buques congeladores para Mozambique, de 32 metros cada uno. Esta es una de las principales inversiones previstas en activos por el Grupo dentro de su Plan Estratégico. Los nuevos barcos de Nueva Pescanova serán encargados en su totalidad al Astillero Armon. El contrato se firmará en las próximas semanas, cuando esté cerrada su financiación. Su ejecución generará 200 empleos en Galicia en esos tres años. De hecho, matiza David Troncoso, director general del áera de Pesca del grupo, «este es sin duda el mayor contrato de barcos de pesca que se haya hecho en Galicia nunca». Entre Vigo y Lugo Los tres fresqueros que faenarán para las filiales NovaNam y Lalandi de Namibia serán construidos en las instalaciones de Armon en la Ría de Vigo, y estarán especialmente adaptados a las necesidades de la fábrica que Nueva Pescanova tiene en la ciudad de Lüderitz para el procesado de merluza. Por su parte, los cuatro buques congeladores para la filial Pescamar de Mozambique se dedicarán a la pesca de langostino. Estarán dotados con la tecnología de congelación a bordo, en la que el Grupo Nueva Pescanova es pionero a nivel mundial, permitiendo a la tripulación ultracongelar y empaquetar el producto, garantizando su trazabilidad, calidad y frescura en todo el proceso. Uno de ellos se construirá en Vigo, mientras que los otros tres se harán en las instalaciones que el astillero posee en Burela (Lugo). Hoy, en Informativos de La1 en TVE. Pescanova vuelve a construir barcos ??. De nuevo estamos aquí, generando buenas noticias. Resurgimos con mucha ilusión mirando al futuro. ?????????? @gleznacho @pescanova_es @La1_tve @davidtroncoso24 pic.twitter.com/p3bD5u8MNC— Nueva Pescanova (@PescanovaCorp) November 24, 2017La construcción de los barcos comenzará a principios de 2018 y está previsto que las últimas unidades se entreguen en 2020. Incorporarán motores de alta eficiencia energética, su equipamiento mejorará el sistema de procesado a bordo y su habilitación ofrecerá mayor confort, aumentando la calidad de las condiciones de trabajo y vida de las tripulaciones. «Con este acuerdo, seguimos avanzando y cumpliendo los objetivos marcados en el Plan Estratégico 2020 del Grupo Nueva Pescanova. Continuamos apostando por nuestra vocación pesquera, integrando en nuestra cadena de valor todo el proceso, desde la captura hasta el llevar a la mesa la frescura de los mejores productos del mar», afirma Ignacio González, consejero delegado del Grupo Nueva Pescanova. «Construir los barcos en Galicia nos enorgullece, es una apuesta por la tierra que vio nacer hace casi sesenta años a Pescanova». concluye González. Astilleros Armon en Burela (Lugo)Sobre Astilleros Armon Armon es uno de los astilleros líderes mundiales del sector. Fundado en 1963, cuenta con instalaciones en Asturias y en Galicia, y su capacidad de producción supera los 40 buques entregados anualmente. Con capacidad para realizar buques de hasta 180 metros de eslora, ha construido más de 800 barcos, adaptados al estricto cumplimiento de las bases de los proyectos según las necesidades de cada armador y aportando las últimas soluciones tecnológicas del mercado. Armon está especializado en la construcción de todo tipo de embarcaciones: pesqueros tanto de fresco como congeladores, remolcadores, oceanográficos y de investigación, buques de carga, embarcaciones rápidas para salvamento o yates de lujo y pasaje, etc. www.abc.es | 11/26/17 4:37 PM
La trinchera de la malaria
La lucha por combatir la dolencia, que en el 2015 mató a 2.500 personas, es ardua y laboriosa . Mozambique es uno de los países del mundo donde la enfermedad tiene mayor incidencia www.elperiodicodearagon.com | 11/26/17 2:55 AM
Nueva marca de François Gabart sobre el meridiano de cabo Leeuwin
A una velocidad media de 26,50 nudos, desde Ouessant (Francia) hasta el meridiano de cabo Leeuwin (Australia), 12.400 millas náuticas en solitario a bordo del maxi trimarán “Macif”; François Gabart estableció esta madrugada (a las 00 horas y 15 minutos, de hoy viernes 24 de noviembre de 2017) un nuevo registro tras 19 días y 14:10 horas. Mejorando la marca de Thomas Coville en 1 día y 12:59 horas. Gabart partió de Ouessant el pasado 4 de noviembre, a las 10:05 horas, en su intento de establecer un nuevo récord vuelta al mundo en solitario, rebajar el tiempo de 49 días y 3:04:28 horas. Llegando a las puertas del océano Índico en 11 días y 20 horas, en ese momento ya tenía en mente establecer una nueva referencia al paso del meridiano del cabo australiano de Leeuwin, situado en la costa sudoeste. Y lo ha conseguido después de tener que gestionar una alta presión al sur de Mozambique, le obligo a hacer un rodeo de 2.800 millas en el Índico, desplazó su ruta teórica unas 650 millas más al norte de lo previsto; de tener que navegar sobre el paralelo 52° Sur, a subir hasta el 41° Sur, para volver a descender al 55° Sur dejando por babor las islas Kerguelen (49°15?00?S - 69°10?00?E), en un tramo de 1.300 millas dirección este. En estos momentos sigue cabalgando sobre una gran borrasca desde el pasado martes, que le permite volar a más de 32 nudos a bordo del “Macif” cuando se encuentra a 1.100 millas del meridiano de cabo Sudeste en la isla de Tasmania, final del océano Índico, e inicio del océano Pacífico; a donde espera llegar este sábado por la tarde. Punto geográfico sobre el que esperar establecer un nuevo tiempo de paso, el récord actual es de 8 días y 12:17:47 horas establecido el 29 de noviembre de 2016 por Thomas Coville. Y el récord Ouessant – Tasmania está en 22 días y 17:01 horas, también en posesión de Coville con el “Sodebo Ultim”. sevilla.abc.es | 11/24/17 12:22 PM
Mnangagwa, sustituto provisional de Mugabe, promete una «nueva democracia» para Zimbabue
El exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, que sustituirá a Robert Mugabe como presidente de Zimbabue de forma provisional, prometió este miércoles una «nueva democracia» para el país tras haber cerrado de forma definitiva los 37 años de reinado del derrocado líder. El próximo líder de esta nación del África meridional regresó este miércoles tras haberse exiliado en Sudáfrica después de su destitución como vicepresidente el pasado 6 de noviembre, forzada por la facción afín a las ambiciones de la primera dama, Grace Mugabe, de convertirse en la sucesora de su marido en el poder. Según afirmó, su exilio en el país vecino se debió a que, tan solo dos horas después de ser cesado, fue informado de que existían planes para acabar con su vida. La vuelta a Zimbabue de Mnangagwa se produjo tan solo horas después de haber sido nominado para ocupar provisionalmente la presidencia por su partido, la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), que lo confirmará en su congreso de diciembre como candidato para las presidenciales de 2018. Mnangagwa adelantó que tomará posesión de su nuevo cargo el viernes hacia las 10.00 hora local (08.00 GMT). Aunque la dimisión el martes de Mugabe haya dejado al país en un interregno de facto, técnicamente es el vicepresidente, Phelekezela Mphoko, quien actúa como jefe de Estado en funciones. Sin embargo, Mphoko se encuentra en Japón y, según el diario local «NewsDay», estaría buscando refugio en países como Mozambique o Zambia ante el temor a ser procesado, ahora que ya no cuenta con la protección del caído Mugabe, su principal valedor. Por tanto, el camino parece allanado para que Mnangagwa cumpla por fin sus deseos de convertirse en presidente: su nombre ya había estado vinculado a planes y conspiraciones para sustituir a Mugabe desde hace casi 15 años. «Crecimiento económico, paz y trabajos» son las promesas que hizo este miércoles ante sus seguidores en el primer discurso como presidente electo -por su propio partido- ante sus seguidores, a los que agradeció «la disciplina y el pacifismo» demostrados durante los días siguientes al alzamiento militar contra Mugabe. El oscuro pasado de Mnangagwa Aunque ahora es visto como el salvador de la democracia, Mnangagwa, conocido con el apodo de «Cocodrilo», tiene un pasado oscuro: como ministro de Seguridad tras la independencia en 1980 jugó un papel clave en la matanza de más de 20.000 miembros de la etnia Ndebele. La llamada operación Gukurahundi, que muchos califican de genocidio, fue una purga étnica contra simpatizantes de la Unión del Pueblo Africano de Zimbabue, que se saldó con la fusión de esa formación con la ZANU-PF y le valió a Mugabe su ascenso definitivo a la presidencia, ya que hasta entonces gobernaba como primer ministro. Mientras que el ya expresidente, de 93 años, mantuvo malas relaciones con los principales potencias mundiales (excepto con China, que lo llamó «buen amigo» incluso después de su dimisión), quienes lo tachaban de «dictador», Mnangagwa dijo apostar por cooperar con socios regionales, de África y de todo el mundo para reconducir la economía. Esta es, sin duda, una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, ya que el país ha visto cómo empeora en los últimos meses una crisis que arrancó con la hiperinflación de 2008 y que se ha llevado por delante hasta la propia moneda de Zimbabue, tristemente popular por haberse llegado a emitir billetes de cien billones. «Me comprometo a serviros», recalcó el nuevo líder, antes de pedir a «todos los zimbabuenses patrióticos que aúnen esfuerzos y trabajen juntos» en una nueva etapa para el país en la que «nadie será más que nadie». Pese a este optimismo, Mnangagwa criticó las «intensas intentonas para hacer descarrilar al proceso» de acabar con la presidencia de Mugabe, que finalmente no prosperaron debido a que «la voluntad de la gente siempre se impone» y a que el Ejército, con el que mantuvo «contacto constante» durante la crisis, gestionó «de forma pacífica» la situación, según declaró. Algo de lo que no habló en su discurso son las elecciones presidenciales, previstas para 2018, para las que será candidato de la ZANU-PF y cuya celebración está todavía en el aire, pese a que la provisionalidad de su nuevo cargo parece indicar que su presidencia se limitará a durar hasta dichos comicios. Un día después de su dimisión, no se sabe nada de Mugabe ni de su paradero, y su futuro parece un misterio: unos apuntan a que se exiliará en Singapur, donde posee activos y adonde viaja a menudo para recibir tratamiento médico, mientras que otros afirman que ha llegado a un pacto de impunidad con el Ejército. Sin embargo, hoy pocos parecen preocupados por esto en el país. Su nuevo líder ha llegado y les promete todo aquello que les ha sido negado durante los últimos años: democracia, trabajos, crecimiento económico y paz. www.abc.es | 11/22/17 10:04 PM
«Macif» avanza por el océano Índico hacia cabo Leeuwin
La depresión nacida en el canal de Mozambique obligó a François Gabart frenar el maxi trimarán “Macif”. De ahí que tuviese que ganar latitud norte hasta el paralelo 41°48.13'S, para volver a dirigirse hacia el sur. Una situación que no es muy normal en la zona, pero que hace un año también le sucedió a Yann Eliès durante la Vendée Globe, obligándole hacer rumbo 90 para no quedar atrapado por vientos muy tormentosos y mar caótico y demasiado grande. En esta ocasión, la borrasca se reforzó en el sureste de Mozambique, tardó unos dos en formarse antes de desplazarse hacia el sur del país africano. Como el objetivo del “Macif”, en ese momento, el sur de Australia, François Gabart tuvo que cambiar de rumbo para cruzar la baja presión por una zona de poco viento; justo despues de batir el récord de 24 horas en solitario (851 millas), y un nuevo registro entre Ouessant y cabo Agulhas, que marca el extremo occidental del océano Índico (11 j 22 h 20 min). Paradojas de la navegación oceánica a vela, en pocas horas un marino puede pasar de modo supersónico a ritmo del legionario. La estrategia de Gabart y su equipo de navegación en tierra era desacelerar el “Macif” para poder atrapar el tren de borrascas que le llegarán por poniente con vientos superiores a los 25 nudos; que le permitirán alcanzar las islas Kerguelen en poco más de una jornada. Por otro lado, cuanto más al sur posicione su barco menos distancia recorre entre meridianos; necesariamente en los océanos australes debe de seguir una ruta más meridional que la del “Sodebo Ultim” para recorrer menos millas entre los meridianos de cabo Agulhas y el de Hornos (unas 10.152 millas náuticas). Y como suele ser habitual, en las vueltas al mundo a vela, la fase más delicada es el cruce del océano Índico; donde el mar genera zonas de mar muy arbolada. Así que hasta Nueva Zelanda el routier Jean-Yves Bernot tiene mucho trabajo de análisis sobre los partes meteorológicos, y topar la mejor ruta para François Gabart. El actual récord oficial del océano Índico (de la World Sailing Speed Record Council: cabo Agulhas – Tasmania) en solitario está en posesión de Thomas Coville (8 d 12 h 17 min 47 s). Y entre los meridianos de los cabos Agulhas (Sudáfrica) y Leeuwin (Australia), también por Coville en 6 días y 22:26 horas. Por ahora Gabart lleva en aguas del océano Índico unas 94 horas de navegación, casi cuatro días; tan solo acompañado por los “albatros”. sevilla.abc.es | 11/19/17 11:33 AM
«Macif» avanza por el océano Índico hacia cabo Leeuwin
La depresión nacida en el canal de Mozambique obligó a François Gabart frenar el maxi trimarán “Macif”. De ahí que tuviese que ganar latitud norte hasta el paralelo 41°48.13'S, para volver a dirigirse hacia el sur. Una situación que no es muy normal en la zona, pero que hace un año también le sucedió a Yann Eliès durante la Vendée Globe, obligándole hacer rumbo 90 para no quedar atrapado por vientos muy tormentosos y mar caótico y demasiado grande. En esta ocasión, la borrasca se reforzó en el sureste de Mozambique, tardó unos dos en formarse antes de desplazarse hacia el sur del país africano. Como el objetivo del “Macif”, en ese momento, el sur de Australia, François Gabart tuvo que cambiar de rumbo para cruzar la baja presión por una zona de poco viento; justo despues de batir el récord de 24 horas en solitario (851 millas), y un nuevo registro entre Ouessant y cabo Agulhas, que marca el extremo occidental del océano Índico (11 j 22 h 20 min). Paradojas de la navegación oceánica a vela, en pocas horas un marino puede pasar de modo supersónico a ritmo del legionario. La estrategia de Gabart y su equipo de navegación en tierra era desacelerar el “Macif” para poder atrapar el tren de borrascas que le llegarán por poniente con vientos superiores a los 25 nudos; que le permitirán alcanzar las islas Kerguelen en poco más de una jornada. Por otro lado, cuanto más al sur posicione su barco menos distancia recorre entre meridianos; necesariamente en los océanos australes debe de seguir una ruta más meridional que la del “Sodebo Ultim” para recorrer menos millas entre los meridianos de cabo Agulhas y el de Hornos (unas 10.152 millas náuticas). Y como suele ser habitual, en las vueltas al mundo a vela, la fase más delicada es el cruce del océano Índico; donde el mar genera zonas de mar muy arbolada. Así que hasta Nueva Zelanda el routier Jean-Yves Bernot tiene mucho trabajo de análisis sobre los partes meteorológicos, y topar la mejor ruta para François Gabart. El actual récord oficial del océano Índico (de la World Sailing Speed Record Council: cabo Agulhas – Tasmania) en solitario está en posesión de Thomas Coville (8 d 12 h 17 min 47 s). Y entre los meridianos de los cabos Agulhas (Sudáfrica) y Leeuwin (Australia), también por Coville en 6 días y 22:26 horas. Por ahora Gabart lleva en aguas del océano Índico unas 94 horas de navegación, casi cuatro días; tan solo acompañado por los “albatros”. www.abc.es | 11/19/17 11:33 AM

Google Maps