Wikipedia

Noticias de Zimbabwe

Zimbabwe : Qué espera a los trabajadores de Zimbabue en la era posMugabe
Source: Equal Times www.equaltimes.org | 12/5/17 11:30 AM
Zimbabwe : Qué espera a los trabajadores de Zimbabue en la era posMugabe
Source: Equal Times www.equaltimes.org | 12/5/17 9:44 AM
Productores y músicos impulsan la unión de África

En un parque de esta ciudad sudafricana, la multitud enloqueció al escuchar el nombre del siguiente artista: Mothusi Bashimane Ndlovu, uno de los cantantes y actores más populares de Zimbabwe, quien subió con una pequeña hacha en la mano. La herramienta caracteriza a su famoso personaje Madlela Skhobokhobo, un inmigrante zimbabwense al que le cuesta […]

El artículo Productores y músicos impulsan la unión de África fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

www.ipsnoticias.net | 11/29/17 4:16 PM
El futuro de Zimbabwe sin Mugabe todavía no es promisorio

Después de 37 años en el poder, el presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, murió políticamente. El jefe de Estado con más años en el gobierno se había vuelto sinónimo de su país al punto de que no se hablaba de esta nación africana sin mencionarlo. ¿Y ahora qué? Mugabe, el único líder que haya conocido […]

El artículo El futuro de Zimbabwe sin Mugabe todavía no es promisorio fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

www.ipsnoticias.net | 11/22/17 3:20 PM
Un sacerdote católico intenta convencer a Mugabe de que abandone Zimbabue
El presidente Mugabe -bajo arresto domiciliario tras el golpe militar en Zimbabue- insiste en que no renunciará al poder, y se resiste a la mediación de un sacerdote católico para encontrarle una salida pacífica hacia el exilio, según anunciaron hoy a las agencias internacionales fuentes del nuevo poder constituido. Pese a las informaciones iniciales, se confirma que su esposa, Grace, no ha huido del país y se encuentra también retenida con Mugabe en el lujoso "Palacio Azul" de la capital de la antigua Rodesia. "Estamos ante un punto muerto en la negociación con Mugabe", dijeron las fuentes. El sacerdote católico que está tratando de convencer a la familia para que abandone Zimbabue es el padre Fidelis Mukonori. Zimbabue se encuentra en una situación de máxima incertidumbre, marcada por los dramáticos acontecimientos de las últimas 48 horas. El ejército tomó el control del país a primera hora del miércoles en una ofensiva por frenar el ascenso político de la mujer del presidente Rober Mugabe y detener a los «criminales» que rodean al máximo mandatario del país, quien se encuentra en arresto domiciliario. Las fuerzas armadas, liberadas por Constantino Chiwenga, insisten en que no se trata de un golpe de Estado si no de una intervención para restaurar la estabilidad de un país castigado por la crisis económica y el abuso de poder. Las tensiones entre el partido del gobierno (ZANU-PF) y el ejército tienen al país en vilo desde que Chiwenga amenazara el lunes con «intervenir» en caso de que continuara la purga de veteranos del partido del gobierno. Mugabe despidió a su vicepresidente y candidato a sucederle, Emmerson Mnangagwa, la semana pasada por deslealtad, en un intento por posicionar a su mujer, Grace Mugabe, como su sucesor de cara a las elecciones de 2018. «La actual purga está claramente dirigida a miembros del partido que protagonizaron la liberación y debe detenerse de inmediato. Cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudarán en intervenir», dijo Chiwenga. Muchos interpretaron esta declaración sin precedentes como una advertencia directa al presidente que ha gobernado la nación desde su independencia de Gran Bretaña en 1980. Ante tal amenaza, el partido del gobierno denunció la «conducta traidora» de Chiwenga, avisándole de que no sucumbirían a las amenazas militares. Según un portavoz del Zanu-PF, sus «movimientos fueron calculados para desestabilizar el país y perturbar la paz». Este intercambio de acusaciones terminó con un gran despliegue militar en Harare, en una exhibición inusual que fue vista como una demostración de fuerza. La alarma saltó cuando cuatro tanques fueron vistos en una carretera dirección a la capital. Poco después, los militares tomarían una emisora estatal, la Zimbabwe Broadcasting Corporation (ZBC), para difundir un comunicado. El encargado de dar la cara fue el portavoz militar, Simon Khaya-Moyo, quien insistió que no se trataba de un golpe de Estado si no de una «corrección sin sangre» y que el ejército buscaba «pacificar una situación degenerativa, social y económica' en el país. «Estamos persiguiendo a criminales que rodean a Mugabe y que están causando sufrimiento social y económico en el país, con la finalidad de llevarlos ante la justicia», dijo Moyo. «Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad», declaró el general del ejército, quien pidió calma a los líderes políticos. Según Reuters, tras este anuncio tres explosiones sacudieron el centro de la capital y se escucharon numerosos disparos en las inmediaciones de la casa del presidente. Los primeros detenidos Tal y como rezaba el comunicado, las primeras detenciones no tardaron en llegar. El gobierno confirmó el arresto de varios ministros del gabinete de Mugabe, entre ellos, el de Economía, Ignatius Chombo (miembro destacado de la llamada facción 'G40' liderado por la esposa de Mugabe) y el ministro del gobierno local, Savior Kasukuwere. A estas detenciones se suma la del sobrino del presidente, Patrick Zhuwayo. Por su parte, el presidente Mugabe sigue de arresto domiciliario mientras que su mujer podría haber sido trasladada a Namibia. Mnangagwa vuelve a escena Los medios locales apuntan a que Mnangagwa habría volado el martes desde Sudáfrica a una base militar de Zimbabue para ser investido presidente interino y tomar el mando. El exjefe de seguridad, apodado «El cocodrilo», huyó a Sudáfrica tras recibir amenazas después de ser despedido tras 40 años al servicio de Mugabe. El que fuera vicepresidente de 2014 a 2017 era el principal candidato para suceder a su líder y fiel aliado desde que lucharan por la independencia del país. En defensa del gobierno civil Las reacciones de la comunidad internacional y de los partidos de la oposición van en la misma línea: defender el gobierno civil y garantizar la paz. El Movimiento para el Cambio Democrático (MCD), principal partido de la oposición en Zimbabue, pidió un retorno pacífico a la democracia constitucional, y agregó que espera que la intervención militar conduzca al «establecimiento de un estado estable, democrático y progresista". Asimismo, el presidente de Zambia, Edgar Lungu, pidió al general Chiwenga que se respete la constitución de Zimbabue. Su homólogo sudafricano, quien confirmó que Mugabe se encuentra retenido en su casa, reclamó tanto al Gobierno como a las Fuerzas Armadas que «resuelvan el 'impasse' político de forma amistosa». Por su parte, los veteranos de guerra han elogiado la actuación del ejército por llevar a cabo «una corrección incruenta del gran abuso de poder». Según estos, los militares devolverán a Zimbabue a una «democracia genuina» y la convertirán en una "nación modelo moderna", dijo Chris Mutsvangwa, presidente de la asociación de veteranos de guerra, a The Associated Press. Esta crisis política coincide con el declive económico del país, motivado, según los expertos, por la desastrosa gestión de Mugabe quien habría destruido uno de los estados más prometedores de África. www.abc.es | 11/16/17 1:22 PM
Acusan a Trump de permitir la importación de trofeos de elefantes de África para contentar a su hijo
La administración Trump planea permitir que los cazadores importen trofeos de elefantes que mataron en Zimbabwe y Zambia a Estados Unidos, revirtiendo una prohibición establecida por la administración Obama en 2014, ha informado la cadena norteamericana ABC News citando a un funcionario del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos. A pesar de que los elefantes están amparados por la Ley de Especies en Peligro de Extinción, una disposición en el acto permite que el gobierno otorgue permisos para importar estos trofeos si hay evidencia de que la caza realmente beneficia la conservación de esa especie. La cadena ABC recoge que funcionarios estadounidenses aseguran tener nueva información que les permitiría abrir las posibilidades de importar trofeos de caza de este animal procedentes de Zimbabwe y Zambia. ABC: Trump admin. to reverse ban on elephant trophies from Africa https://t.co/Y9eBFvuXhM Can anyone think of a reason they would have done this?? pic.twitter.com/GiEjt25RoF— Josh Schwerin (@JoshSchwerin) 16 de noviembre de 2017El director de comunicación Josh Schwerin, que ejerció como portavoz de Hillary Clinton, ha acusado al presidente de dejarse influir por Donald Trump Jr. con un tuit donde recupera una fotografía de Donald Trump Jr. con una trompa de elefante. Son de sobra conocidas las aficiones del primogénito del presidente, entre las que se encuentran los safaris africanos. «La caza deportiva legal y bien regulada como parte de un programa de gestión racional puede beneficiar la conservación de ciertas especies al proporcionar incentivos a las comunidades locales para conservar la especie y devolver ingresos muy necesarios a la conservación», dijo un portavoz de Fish and Wildlife. Este cambio solo se aplica a los elefantes en esos dos países, pero también surgieron preguntas sobre el uso de caza para generar dinero para los esfuerzos de conservación durante la polémica por la caza del león Cecil tras su asesinato en 2015. www.abc.es | 11/16/17 11:56 AM
Robert Mugabe: el presidente más longevo del mundo que no quiso ser Mandela
Nelson Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica, dejó el Gobierno a los 81 años tras cumplir un solo mandato. Robert Mugabe, primer presidente de Zimbabue tras la independencia colonial, ha seguido en el poder pese a sus 93 privameras. Ambos fueron en su juventud luchadores por la libertad y la emancipación del pueblo africano, pero ocuparán páginas distintas en los libros de historia. Mientras uno es venerado por todo los sudafricanos como un héroe nacional, otro ha dividido a su país hasta llevarlo a la fractura política y social. El presidente más longevo del mundo lleva 37 años al frente de Zimbabue. Su prestigio como héroe tras la independencia del país en la década de los 80 se ha ido deteriorando por la situación actual del país africano, que está sumido en una importante crisis económica, y por los numerosos escándalos de que rodean a su gobierno. Además, está acusado de tener un extenso historial de violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Esto le ha valido numerosas sanciones tanto por parte de la Unión Europea como de Estados Unidos. Totalitarismo Según organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, el gobierno de Zimbabwe viola los derechos de alojamiento, alimentación, libertad de circulación y residencia, de libertad de reunión y existen normas sociales que impiden combatir la discriminación sexual. Hay ataques contra medios de comunicación, medidas violentas contra la oposición, los activistas y los defensores de los derechos humanos. Dichas violaciones incluyen asaltos, torturas, amenazas de muerte, secuestros y detenciones ilegales. En Zimbabwe, la libertad de reunión está severamente restringida por la ley. Aquí un ejemplo. El 11 de marzo de 2007, un mitin del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) terminó con el líder del partido Morgan Tsvangirai y otros 49 activistas de la oposición arrestados y golpeados de manera brutal por la policía. Un periodista llamado Edward Chikombo facilitó imágenes de la brutalidad policial a medios extranjeros y, como después, fue secuestrado y asesinado. Durante el 2016, el gobierno intensificó la represión contra miles de personas que protestaron pacíficamente por las violaciones de los derechos humanos y el deterioro de la situación económica y, a día de hoy, sigue la total impunidad por los abusos cometidos por parte de la policía. Las numerosas reestructuraciones llevadas a cabo en los últimos años para, supuestamente, allanar el camino a su esposa, Grace Mugabe, de 53 años, han creado un ambiente de crispación difícil de sobrellevar. El despido por deslealtad de su aliado y vicepresidente Emmerson Mnangagwa la semana pasada habría sido el detonante para una actuación militar. Enquistado en el poder, incapaz de asumir su derrota en los pasados comicios de 2008, represor de las voces disidentes durante décadas, revanchista con las minorías, Robert Mugabe ha desaprovechado la oportunidad de ser recordado en Zimbabue como el padre de la patria. De formación católica y seis títulos universitarios Robert Mugabe nació el 21 de febrero de 1924 en Matibiri, al noreste Harare, entonces conocida como Salisbury, la capital de la antigua colonia británica Rodesia. Maestro de profesión y de formación católica, con seis títulos universitarios, comenzó la lucha política a los 36 años, cuando se unió al Partido Nacional Democrático. En 1964, el mismo año en que Mandela fue condenado cadena perpetua, Robert Mugabe fue enviado a prisión debido a un discurso subversivo contra el Gobierno de Ian Smith. Tras diez años de prisión, el líder africano abandonó el país para dirigir desde Mozambique la guerra de guerrillas que operaban contra el régimen impuesto por la minoría blanca de Rodesia. En 1979, Mugabe regresó a su país, recién convertido en Zimbabue, y se proclamó primer ministro en las elecciones de 1980, hasta convertirse en presidente en 1987 tras la creación del cargo. En sus primeros años de gobierno, el nuevo presidente fue alabado como uno de los grandes líderes africanos por la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, aunque pronto se atisbaría el carácter totalitario que lo ha acompañado toda su vida. El granero de África Mugabe emprendió una ofensiva brutal contra su oposición política, liderada por Joshua Nkomo, que se cobró más de 20.000 vidas, la mayoría de la etnia Ndebele, según la Comisión Católica de Justicia y Paz. En una campaña de represión conocida como «Gukurahundi» y dirigida por la Quinta Brigada, entrenada en Corea del Norte, el líder zimbabuense aniquiló a sus adversarios hasta forzar en 1987 su integración en su actual partido, el ZANU-PF (Unión Nacional Africana de Zimbabue – Frente Patriótico). Desde entonces, ha ganado sistemáticamente las elecciones presidenciales, empañadas por el fraude, la intimidación y la represión de la disidencia. Zimbabue, conocida como el «granero de África», acabó por sumirse en una de las mayores crisis económicas de la historia cuando en el año 2000 el Gobierno de Mugabe emprendió la expropiación de miles de explotaciones a los granjeros blancos. La situación desató la escasez de alimentos, una inflación superior al 150.000 por ciento y un desempleo del 80 por ciento, que Mugabe atribuyó a una conspiración de los gobiernos occidentales para derrocarle. Las políticas de «indigenización» han continuado con la entrega de accionariado de empresas extranjeras para su redistribución a los zimbabuenses negros, que han acabado mayoritariamente en manos de sus aliados políticos del ZANU-PF. www.abc.es | 11/15/17 10:17 AM
El Ejército de Zimbabue custodia a Mugabe y toma el control del país
El ejército de Zimbabwe ha tomado el control del país a primera hora del miércoles en una ofensiva por detener a los «criminales» que hay alrededor del presidente Robert Mugabe, pero aseguró en la televisión nacional que el líder de 93 años y su familia estaban «sanos y salvos» en su casa. Según informan los medios locales, Mnangagwa habría volado de Sudáfrica a una base militar de Zimbabue para sustituir a Robert Mugabe al frente del país. El líder, de 93 años, estaría negociando sacar a su mujer, Grace Mugabe, del país. Un representante de Zanu PF en el Reino Unido afirmó que el presidente Robert Mugabe sigue estando a cargo del país, pero el partido gobernante estaba siendo "realineado" como parte de las acciones del ejército. Por su parte, The Herald -perdiódico más importante de Zimbaue y afín al gobierno de Mugabe-, ha publicado su primera historia desde la toma militar. El artículo dice que la acción "no representa una toma de poder militar". En la misma línea, el portavoz militar, SB Moyo, insistió en un comunicado en la televisión nacional que no se trata de un golpe de estado y que el ejército busca 'pacificar una situación degenerativa, social y económica' en el país. Varios ministros del gabinete de Mugabe como el ministro de economía, Ignatius Chombo y el ministro del gobierno local Savior Kasukuwere habrían sido arrestados junto el sobrino del presidente, Patrick Zhuwayo. Soldados y vehículos blindados bloquearon las carreteras con acceso a las principales oficinas gubernamentales, el parlamento y los tribunales en el centro de Harare, según testigos tras haber tomado una emisora estatal. Las reacciones de otros líderes del continente africano no se han hecho esperar. El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha instado al gobierno y al ejército de Zimbabue a que resuelvan la situación de manera amistosa. Latente tensión Las últimas 48 horas en Zimbabue han sido frenéticas. La tensión crecía un día después de que el jefe de las fuerzas armadas, Constantino Chiwenga, amenazara el lunes con «intervenir» en caso de que continuara la purga de veteranos del partido de Zanu-PF. El presidente Robert Mugabe despidió a su vicepresidente y candidato a sucederle, Emmerson Mnangagwa, la semana pasada por deslealtad, en un intento por posicionar a su mujer, Grace Mugabe, como su sucesor. Lo que habría provocado estos movimientos militares llevados a cabo las últimas 24 horas. Chiwenga transmitió el lunes mediante un comunicado su malestar por las últimas decisiones del presidente Mugabe, de 93 años: «La purga actual está claramente dirigida a miembros del partido que protagonizaron la liberación y debe detenerse de inmediato. Cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudarán en intervenir». Por el momento ni el presidente ni su esposa han respondido a las palabras del jefe del ejército, que se encontrarían en arresto domiciliario. Desde el partido del gobierno, avisan que nunca sucumbirán a las amenazas militares. Un portavoz del Zanu-PF ha acusado a Chiwenga de «conducta traicionera» por sus declaraciones y dijo que sus «movimientos fueron claramente calculados para desestabilizar el país y perturbar la paz». Por su parte el partido de la oposición, Movimiento para el Cambio Democrático, pidió que se defienda el gobierno civil ante la supuesta amenaza de Chiwenga: «Nadie quiere ver un golpe, con esto no quiero decir que se esté llevando a cabo un golpe militar. Si el ejército toma el mano, se pondrá fin a la democracia, y eso no es saludable para una nación», Gift Chimanikire (MCD), dijo a la AFP. El gobierno de Mugabe se ha basado en el apoyo del ejército, pero el líder ha ido reemplazando sistemáticamente a los veteranos de la lucha de liberación en los últimos años. Los veteranos de guerra rompieron filas con él en 2016 y se han comprometido a formar un frente amplio con la oposición para desafiar su largo mandato. www.abc.es | 11/15/17 1:19 AM

Google Maps